Innovación y emprendimiento

Escrito por  Martes, 19 Marzo 2013 15:00

 

En este primer foro indagamos sobre el aporte del ingeniero de sistemas, las acciones del Gobierno y su impacto, la educación y el mercado, además de la cultura que existe en el país para trascender fronteras y ser competitivos.

 

 

En este primer foro indagamos sobre el aporte del ingeniero de sistemas, las acciones del Gobierno y su impacto, la educación y el mercado, además de la cultura que existe en el país para trascender fronteras y ser competitivos.

 

Sara Gallardo M.

 

El sector informático colombiano ha sufrido grandes transformaciones y está logrando su reconocimiento en el país, no sólo como proveedor de tecnología, sino como participante en la gestación de las condiciones para el desarrollo, la competitividad y el cruce de fronteras.

 

El Estado a través del Ministerio de las Tecnologías de Información y las Comunicaciones iza la bandera de importantes y variadas acciones  encaminadas a fortalecerlo.

 

De ahí, el interés por profundizar en las políticas, en los planes, proyectos y realizaciones, asuntos que dieron origen a los tres foros que conforman el contenido de esta edición.

 

En el primero de ellos, Francisco Rueda, director de la revista señaló que las reuniones convocadas buscan indagar sobre las políticas de Gobierno en torno a las tecnologías de información y las comunicaciones, en lo relacionado con la innovación y el emprendimiento. “Queremos saber lo que ha sucedido al respecto, cuáles han sido los avances y el estado actual de tales temas dentro de la Locomotora de la Innovación”, expresó el director, antes de ceder la palabra a Edgar Ruiz, presidente de Redis y moderador de la reunión.

 

A la cita acudieron Hugo Sin Triana, líder de la iniciativa Investigación, Desarrollo e Innovación-I+D+i- en el Ministerio de Tecnologías de Información y las Comunicaciones. Alan Colmenares, director del Founder Institute y dueño de Gringo Tropical, empresa dedicada a la consultoría. José Tiberio Hernández, profesor de la universidad de Los Andes, empeñado en el trabajo de la formación para la innovación, la investigación y el emprendimiento. Tatiana León, directora de proyectos de emprendimiento en Connect Bogotá  Región, una alianza universidad, empresa, Estado orientada a transformar a Bogotá Cundinamarca en una región basada en el conocimiento, a través de la promoción de la ciencia, tecnología e innovación. Y, Nelson Riveros Leal, coordinador del Consultorio Empresarial y la Unidad de Emprendimiento en la universidad Jorge Tadeo Lozano.  

 

Por su parte, Francisco José Quintana, presidente de Acis, enfatizó en la importancia de traer a la mesa de debate aspectos de tanta relevancia para Colombia y reiteró la bienvenida a los invitados, en compañía de Beatriz E. Caicedo, directora ejecutiva de la Asociación.

 

A renglón seguido, el moderador formuló la primera de las inquietudes.

 

Edgar Ruiz

Editor técnico y moderador

Uno de los elementos en el que queremos enfatizar antes de dar comienzo al foro es el relacionado con la innovación y el emprendimiento. Hemos visto, por ejemplo a Colciencias, patrocinando el desarrollo de varios proyectos. En tal sentido, ¿qué aportes importantes pueden hacer los ingenieros de sistemas en la Locomotora de la Innovación que está impulsando el Gobierno Nacional?  ¿Cómo puede ser su participación en el desarrollo y la competitividad de la pequeña y mediana empresa –pyme- colombiana?  

 

Alan Colmenares

Founder Institute

Director y Consultor

Con el iPad, iPod y los demás aparatos de tecnología informática que cada vez penetran más nuestras vidas veo negocios nuevos y, desde esa perspectiva, todo es distinto. En Colombia es muy importante la existencia del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, pero el Presidente debería asumir el liderazgo de muchos de los proyectos del sector, de la misma forma como lo hacen en Chile, para que los distintos actores, incluidas las pymes, se sientan motivadas con ese interés presidencial al frente de cualquier iniciativa. Y eso haría que uno pensara más allá de las TIC, en una industria específica, porque tales tecnologías afectan a todas las demás. Se requiere un liderazgo mayor, más cercano. En términos del futuro del país esto no va a ser un tema aislado de los ingenieros, sino de la sociedad completa. De esa manera se podrá asumir la transición para analizar los negocios y la forma como se están viendo afectados por ese mundo tecnológico.

 

José Tiberio Hernández

Profesor asociado

Uniandes

En términos generales, los ingenieros de sistemas deberían acercarse en forma más explícita y tal vez con más humildad a los diferentes sectores económicos de la actividad social, para contribuir. Ellos deben salir de su zona de confort dedicados al desarrollo y comercialización de aplicaciones en los sectores convencionales y, más bien, buscar alianzas con personas y asociaciones para promover la apertura de la computación hacia  otras disciplinas. En otras palabras, hacerse preguntas como: nosotros en el sector petrolero, ¿qué?, ¿en el manufacturero?, ¿en la actividad social? Y buscar siempre asociados, situación que poco se ve en todos los espacios,  incluido el de la formación profesional.

 

 

Tatiana León

Directora Proyectos de Emprendimiento

Connect Bogotá Región

El rol del ingeniero para el tema de la Locomotora de Innovación es fundamental, pero no se puede mirar como algo aislado. Es necesario promover la generación de equipos interdisciplinarios, donde cada persona desempeñe un rol diferente desde sus diferentes visiones para establecer mejores sinergias. Es necesario el concepto del visionario, una persona de negocios, así como la de un diseñador y obviamente el don del ingeniero es fundamental en aterrizar las ideas para construir tecnologías innovadoras.

 

En cuanto a lo que debe hacer el Gobierno pienso que es un tema muy importante que se debe apropiar, porque las tecnologías nos han invadido y tenemos que ir mucho más adelante y promover la creación de espacios para reunir a todos los actores, pensando en la creación de aplicativos alrededor de internet, páginas web y todo lo relacionado con las TIC.

 

Francisco José Quintana

Presidente Junta Directiva

ACIS

Puede existir una confusión alrededor del tema de la innovación, toda vez que implica riesgo y posibilidad de fracaso. Y cuando se trata de una Locomotora de la Innovación se requiere no sólo trabajo relacionado con novedades, sino pensando también en el riesgo de asumir la problemática de un proyecto. Hay que observar las necesidades del país para mover la economía y a los ingenieros de sistemas les falta la cercanía con la realidad nacional; ser más empresarios, porque somos demasiado técnicos y esto dificulta el acercamiento a las necesidades de la economía.

 

Recientemente, el ministro Diego Molano nos regañaba por la indiferencia frente a los enormes recursos -1.8 billones de pesos- para proyectos de TIC que nadie presentaba. Y no lo hacen, porque los empresarios son temerosos del proceso de contratación estatal, porque si fracasan se quiebran. Y también los funcionarios temen contratar los proyectos de tecnología, porque si no salen bien les “caen” las “ías” y deben responder con sus patrimonios personales. Estamos en una situación muy complicada. Es necesario, como ya lo decía, optar por ser más empresarios; enseñar no sólo temas de tecnología, sino cómo enfrentar los problemas con criterio empresarial, para acercarlos a la realidad del país. Mientras sigamos siendo tecnológicamente puros, pues vamos a seguir supeditados a lo que otros nos indiquen.

 

Nelson Riveros

Coordinador Consultorio Empresarial

Unidad de Emprendimiento

Universidad Jorge Tadeo Lozano

Una de las cosas más importantes para aportar a la Locomotora de la Innovación es buscar la articulación de la ingeniería de sistemas con las demás disciplinas, buscando generar una verdadera propuesta de valor que repercuta positivamente en la economía. Por ahora, existe un rompimiento y no hay cómo conectar esa disciplina a la política pública de Gobierno.

 

Hugo Sin Triana

Líder  I+D+i

Ministerio de las Tecnologías de Información

y las Comunicaciones

La política de Gobierno está basada en todos los sectores que pueden llegar a ser innovadores, no sólo el de las TI, porque de forma natural lo es. Algunos analistas indican que una de las Locomotoras que menos ha avanzado es precisamente la de innovación.

 

Desde la perspectiva de lo que el ingeniero de sistemas puede aportar es entender la economía, porque no la estamos entendiendo, en la medida en que no estamos alineados con los negocios ni con el país.  No entendemos cuál es la problemática y todos tenemos que trabajar en la búsqueda de tal innovación y entender de qué se trata. La mayoría de las veces, los ingenieros de sistemas entendemos por innovación, la introducción de una infraestructura de base tecnológica y de eso no se trata. El aporte principal es entender la problemática, la situación económica del país y cuál es el significado de los sectores innovadores. Analizar sobre qué podemos hacer por la agricultura, por el comercio y por los demás sectores, toda vez que el impacto de las acciones se observa cuando el trabajo se realiza en forma transversal. Podemos tener un sector muy fuerte en TIC proveyendo en ocasiones valor agregado a otros países y no al nuestro.

 

Francisco Rueda

 

Director Revista Sistemas

Con respecto a la intervención de Tatiana pareciera que hay una especie de división de trabajo en donde otros sectores distintos a los ingenieros de sistemas aportan la visión prospectiva.  ¿No será que estos también deben tenerla?

 

Tatiana León

Estoy de acuerdo en que todos debemos tener el chip de la innovación  y compartir la visión de un negocio, porque de lo contrario no podríamos construir un negocio viable. Pero, tampoco podemos pretender que en una sola persona se reúnan todas las cualidades para emprender un negocio. Con ese propósito es necesario realizar alianzas, los negocios unipersonales tienden a fracasar. Comparto la idea de introducir a los ingenieros en un rol no tan técnico y orientarlos para que miren la economía y entiendan las dinámicas del país, de manera de traducirlas a código, por decirlo así. No podemos pretender que el ingeniero sea desarrollador, vendedor de la tecnología y el responsable de su puesta en marcha, además de sacar adelante el negocio. No es posible que un ingeniero reúna todas las habilidades, porque para eso existe la formación diferenciada de las personas y lo que hace que los negocios tengan mayor potencial son los aportes de las distintas disciplinas. Con la construcción colectiva se pueden generar aplicaciones más robustas, gracias a los equipos interdisciplinarios con visiones diferentes que se traducen en mejores negocios. Lo fundamental es  buscar sinergias para hablar un mismo idioma.

 

Hugo Sin Triana

Los ingenieros de sistemas hoy en día no sabemos delimitar las fronteras de nuestro trabajo ni su alcance y, menos los empresarios. ¿Para qué estamos contratando ingenieros? ¿Para dar soporte a las redes o a las impresoras o asuntos de ese estilo? Es importante tener claridad desde cada perspectiva, como profesional y empresario. Hay que darles la oportunidad de participar en el negocio para conocer su esencia. Infortunadamente, hoy contratamos a los ingenieros para tenerlos al frente de los cables de la red, mal haríamos en exigirles creatividad y generar valor. Parte del cambio que debemos hacer en la sociedad con relación al ingeniero de sistemas es definir sus roles y darle la oportunidad de que participe desde una perspectiva diferente a la tecnológica, orientado a las necesidades reales del negocio.

 

Francisco José Quintana

¿Cómo lograr un trabajo conjunto entre los Ministerios de las TIC y de Educación para proporcionarle al ingeniero de sistemas un papel más amplio, en cambio de las certificaciones de una cantidad de programas tecnológicos y técnicos, como si se tratara de la carrera de ingeniería de sistemas?

 

Hugo Sin Triana

Ese asunto amerita un trabajo muy fuerte, que todavía no está contemplado en el Ministerio de Tecnologías y ha sido una preocupación expresada, tanto por el ministro Diego Molano, como por el presidente Juan Manuel Santos. En Mintic hemos venido interactuando mucho con las facultades de ingeniería, para reorientar las cosas. Queremos incorporar unos recursos para una consultoría internacional que nos ayude a pensar en esa dirección, no sólo para ubicar a los profesionales en el país, sino para traer a quienes se han ido y han tenido mucho éxito en el exterior o profesionales extranjeros que hayan vivido la experiencia y nos ayuden a describir el panorama para actuar. Este sector tiene una dinámica muy particular, puesto que cada cinco años nos cambia la realidad y no tenemos la habilidad para adaptarnos a esas nuevas circunstancias. Por ejemplo, las redes sociales no son las mismas de hace cinco años, ni en ese tiempo influenciaban de la forma como lo hacen hoy en día. Tenemos que formar gente capaz de redefinir el mundo cada cinco años y eso es muy difícil. En esa dirección estamos trabajando y se trata de un proceso que toma su tiempo.

 

Nelson Riveros

Primero, es necesario entender qué es emprendimiento y qué innovación. Y cuando hablamos del primero es imposible concebirlo sin innovación. La innovación es el desarrollo de nuevos productos y servicios con mercado definido. Y hablar de emprendimiento es referirse al desarrollo de unas competencias básicas en las diferentes disciplinas, eso no se está haciendo con el ingeniero de sistemas, toda vez que no genera una dinámica propia interna dentro de las universidades, de ahí que no genere ideas nuevas e innovadoras. A ese profesional se le llevó sólo por el camino tecnológico, es un tecnólogo puro, dispuesto a recibir las órdenes para adelantar los desarrollos que se le solicitan, pero no hay dinámica propia dentro de la ingeniería de sistemas para desarrollar nuevos negocios y nuevas aptitudes, inclusive para ese mismo profesional. Esas competencias básicas de emprendimiento no existen y no se están desarrollando en estos programas en las universidades.

 

Sara Gallardo M.

Editora Revista Sistemas

Repasando el sector gubernamental, a través del ejercicio profesional he observado la necesidad recurrente de una comunicación entre las diferentes entidades del Estado, en este caso, entre el Ministerio de las Tecnologías de Información y las Comunicaciones y el Ministerio de Educación –que todavía no vemos-, orientada a desarrollar planes conjuntos en la formación del ingeniero de sistemas. Y, por otro lado, también la necesidad recurrente de que el Gobierno de turno pueda dejar sentadas las bases para proteger la continuidad de los distintos proyectos que inicia.

 

Hugo Sin Triana

La democracia tiene ese riesgo. Existen los ciclos presidenciales y garantizar una continuidad de los proyectos iniciados, no es fácil. Existe lo que se denomina una política de Estado, que trasciende los períodos presidenciales;  un elemento que se blinda frente al entorno natural de la democracia. Pero,  cuando elegimos los presidentes, lo hacemos con base en las propuestas que cada uno formula y es lo que va a formar parte del Plan Nacional de Desarrollo y el mandatario asume bajo tales circunstancias, estableciendo de esta forma las políticas de gobierno. Es absolutamente normal que todo lo que se venía adelantando en un período anterior sufra un impacto, hasta tanto no esté alineado con los nuevos planteamientos de la persona recién llegada. ¿Qué hacemos los funcionarios del Estado para blindarlos? Convertirlos en políticas de Estado. Existen los documentos Conpes, para presentar los temas importantes a desarrollar en el mediano y largo plazo. De ahí que se requieran argumentaciones muy sólidas, porque lo que estamos haciendo es comprometiendo a los gobiernos futuros, para dar continuidad a algo que estamos definiendo en el momento. Se utiliza como un instrumento para poder trabajar.

 

Y como ciudadano colombiano debo decir que no tenemos la capacidad de planeación a largo plazo. No existe tal disciplina. Si la sociedad misma no la tiene, pues es muy difícil exigirla; los empresarios también lo deben hacer. Los académicos son quienes tienen la posibilidad de trabajar a mayor largo plazo.

 

Edgar Ruiz

Hemos hablado de temas de Gobierno y en varias oportunidades hemos participado en reuniones con el Ministerio de las TIC, en las que se manifiesta el apoyo hacia los sectores de la salud y la justicia, pero quisiéramos evaluar también el apoyo hacia las pymes y entonces preguntamos: ¿Cuál es el aporte que puede hacer el Ingeniero de Sistemas al desarrollo y competitividad de la pyme colombiana?

 

Alan Colmenares

El contexto para pyme es cada vez más global, en la medida de la existencia del mundo digital y las redes sociales. Día a día se observa que ese ambiente no puede ignorar ese entorno que los rodea, que es más y más difícil y donde los ingenieros de sistemas pueden participar en forma activa. Estas nuevas innovaciones como el cloud computing, lo que hacen es que ponen en manos de las pymes tecnologías que antes eran sólo para las grandes empresas. Inclusive sistemas tradicionales como CRM, son sistemas que ayudan a manejar la fuerza de ventas, entre otros. En tal sentido, la realidad de las pymes es que no existe nada que las haga perder frente a los sistemas y  procesos de información de las grandes compañías. Lo que deben hacer es contratar gente más productiva. Y en esa dimensión, el ingeniero de sistemas juega un papel muy importante en ayudar a definir nuevas estrategias para aprovechar estas nuevas plataformas.

 

José Tiberio Hernández

Lo primero es entender el verdadero significado de las pymes, porque eso es un “salpicón” que nadie entiende; el espectro que las cubre es demasiado amplio y difícil de explicar. Se trata entonces de entender, aprender y observar. Asuntos que aparecieron para quedarse un tiempo como computación en la nube, computación móvil, computación y analítica visual se deben abordar no en cómo montar algo que tenga “cloud”, sino cómo este sector de pymes puede ser competitivo a nivel internacional, potenciado por las TIC. En eso hay mucho terreno por recorrer. Las empresas y asociaciones que están jugando su parte del partido en el mercado tienen mucha responsabilidad en eso, porque están en una zona de confort de comercio, durante los últimos cuarenta años. No hemos pasado a la oferta real y para eso es necesario tener capacidad de observación y de alianzas. Y no pasa nada porque cada subsector es muy diferente y los temas local e internacional también, así que se requiere hacer el esfuerzo de aprender, comprender y hacer ofertas que generen valor real.

 

En eso las nuevas generaciones ya sienten la necesidad de ser innovadores, aunque no saben cómo, están trabajando en eso, y en cómo ser emprendedores. Si se quiere ser profesional de alto rendimiento, se tiene ese tipo de obligaciones. Y para ello no se trata de ir a las ferias a traer lo novedoso, su representación e iniciar la comercialización (estrategia que ha sido adoptada por la mayoría del sector con algunas brillantes excepciones que, afortunadamente, las podemos mostrar). Volviendo al tema de las pymes es necesario que tengamos la humildad de aprender, comprender y proponer, para generar valor y no haciendo más de lo mismo.

 

 

Tatiana León

En el mundo de las pymes uno de los mayores dolores es el dinero. Los empresarios son conscientes de que tienen que recurrir a la tecnología para ser más competitivos y productivos, pero ponen resistencia en su mayoría por el factor económico, dados los altos costos percibidos. De igual forma, se resisten a los cambios que implica tratar de volcarse hacia las nuevas tecnologías.

 

En esa dirección y pensando en el rol de los ingenieros de sistemas, primero deben ser muy creativos e innovadores en las soluciones para las pymes, contemplando sus dos dolores: por una parte el dinero, para no ver las cosas como algo inalcanzable; y, por la otra, cómo hacerlo más intuitivo para utilizar. En muchas ocasiones un sistema SAP para una pyme, lo que genera es confusión. El rol fundamental del ingeniero es traducir las necesidades, ser muy creativo, muy innovador en el tema de los negocios, además de entender a la pyme para facilitarle el camino. Dado esto, insisto en que los equipos deben ser conformados por distintas disciplinas. La tecnología no debe mirarse como el obstáculo en el camino, sino por el contrario, como el facilitador. Hasta el momento, todos nos resistimos a ella, porque la vemos como algo complicado de apropiar en el ambiente de negocios.

 

Francisco José Quintana

Además de lo ya mencionado, las pymes buscan cómo maximizar sus utilidades, cómo producirlas y cómo sobrevivir en el mercado. Tradicionalmente, lo que ha pasado con la tecnología y las pequeñas y medianas empresas es que la han visto más como un gasto que no aporta al negocio y no como una herramienta habilitadora para aumentar las utilidades y sobrevivir. El cloud computing trata de democratizar tales tecnologías para permitir el acceso a ellas, a precios más bajos.

 

El papel del ingeniero de sistemas debe contemplar cómo alinear esas necesidades en el marco de unas posibilidades reales y económicamente viables. Pero, existe una gran barrera en el deseo de muchas pequeñas empresas de someterse a sistemas de control. Recientemente, se planteaba si el robo del IVA terminara y le pagaran al Gobierno ese dinero, el recaudo de ese impuesto se duplicaría. Sin embargo, no todas las pymes estarían dispuestas a hacerlo, en la medida en que tendrían que generar utilidades de una forma legal.

 

Nelson Riveros

Estamos llevando a cabo un ejercicio de consultoría en 14 zonas del país con Mipymes. En dicho proceso encontramos un gran porcentaje de analfabetismo digital,  en determinadas zonas, bastante complicado. Esto genera una serie de preguntas en los diagnósticos realizados, iniciamos la solución de los problemas proporcionando alfabetización digital, posteriormente, los involucramos en todo el proceso de apropiación de tecnologías como apoyo a su proceso de fortalecimiento empresarial. Hacemos fortalecimiento del tejido empresarial incluyendo la conformación de equipos de investigadores. En las regiones estamos desarrollando el tema de asociatividad, novedoso donde prima el individualismo; los costos disminuyen para las empresas y las tecnologías son mucho más accesibles. Estamos creando comunidades virtuales en las que se apoyan para intercambiar los bienes y servicios. Tal asociatividad es importante, baja costos con economías de escala y proporciona competitividad.

 

Hugo Sin Triana 

Es importante buscar la forma de que la tecnología sea creada para las pequeñas empresas. El Ministerio en esa dirección tiene unos proyectos muy ambiciosos para que estén conectadas a Internet. En el ejercicio de definición de las metas, se les preguntaba a las empresas por qué no estaban conectadas a Internet y observamos que el problema no era de dinero, era de incertidumbre: “¿y qué valor me agrega el hecho de estar conectado a Internet?”. Si no encuentran respuestas a dichas preguntas, no es posible que las pymes se beneficien de las tecnologías, porque siempre representan una inversión. De ahí que tengamos un programa denominado MiPyMEdigital, para buscar respuestas a esa pregunta con la participación de todos, de manera que en conjunto podamos definir qué es lo que genera verdadero valor al negocio, para que las tecnologías tengan sentido.

 

 

Se podría pensar en unas normativas que obliguen a las pymes a estar conectadas, en la medida en que tienen que transferir información, entre otros aspectos, pero esa no es la respuesta. La respuesta en realidad es hagamos que todas las mentes brillantes existentes en el país participen en la problemática del odontólogo, del abogado o del zapatero para que desarrollen soluciones que les sirvan y les permitan aumentar sus ingresos.

 

Francisco José Quintana

No me refiero a la inversión de pymes, sino en el retorno de ese dinero, ese valor agregado que tienen los negocios para producir utilidades.

 

Tatiana León

La tecnología es percibida como un gasto y de acuerdo con el comentario de Francisco José, es por esto la importancia de identificar el retorno de la inversión de ese dinero y el valor agregado que ésta genera.  Además, del dinero es indispensable evaluar la relación costo-beneficio, pues muchas veces toma mucho tiempo alimentar la información que requieren las aplicaciones y por esto se puede generar mucha resistencia. En la medida en que no se concreta el valor agregado, se queda estancado.

 

En tal sentido, defiendo el rol del ingeniero de sistemas para que desarrolle su creatividad para traducir todo eso y mostrarle a las pymes que con la tecnología obtendrá un buen retorno de la inversión, además de facilitarle la operación.

 

Hugo Sin Triana

No es solamente el ingeniero de sistemas quien va a ayudar a las empresas a desarrollar o encontrar la tecnología más apropiada para desarrollar una nueva línea de negocio. Es otra disciplina la que les va a ayudar a determinar una práctica, un esquema de comercialización por Internet.

 

Se hablaba sobre la alfabetización digital y no es otra cosa que hacer entender a los demás cómo las tecnologías pueden contribuir al negocio, sin necesariamente indicar cuál debe ser la solución específica a utilizar. Se trata de generar nuevas oportunidades.

 

En MiPyMEDigital hemos encontrado casos muy interesantes donde el desarrollo de nuevas líneas de negocio, en el caso de algunas microempresas, no es exactamente la comercialización, sino que en esa comunidad hay unas necesidades que se resuelven al posibilitar el intercambio de información o la prestación de servicios a terceros. Entonces, la dinámica debe ser mucho más amplia, aunque la pregunta esté orientada hacia el ingeniero de sistemas. No le adjudiquemos solo al ingeniero de sistemas tales responsabilidades, sí juega un papel importante, pero en la práctica confluyen otros ingredientes.

 

Edgar Ruíz

Una de las problemáticas detectadas es que los ingenieros de sistemas –como ya todos lo han manifestado- tendemos más a la adquisición de comodities y el problema radica en que más allá de incorporar tecnologías se debe entender la economía. ¿Qué debería hacer el Estado en general y, en particular el colombiano, en términos de innovación y qué planes debería impulsar?

 

Alan Colmenares

Uno de los grandes proyectos en Estados Unidos corresponde al Ministerio de Defensa e Internet. A muchos se les olvida que Internet hoy en día es el centro de negocios multibillonarios, se creó inicialmente como un proyecto del departamento de defensa de Estados Unidos para conseguir una forma de contar con una red de comunicaciones que sobreviviera a un ataque nuclear.

 

También, el Gobierno de Israel ha sido un gran inversionista en proyectos grandes de tecnología.  Antes de sus inversiones en el ecosistema de emprendimiento que ya son conocidos, ellos invirtieron grandes sumas para la defensa del país.

 

Creo que esto demuestra que sí hay grandes proyectos que muchas veces no existirían si no tuvieran inversión del Estado.  Al comienzo, dichos proyectos no parecen tener importancia comercial, pero a raíz de las innovaciones que salen de dichos proyectos, pueden salir grandes cosas para el sector privado.

 

José Tiberio Hernández

El Estado es un facilitador e interviene para modificar el medio ambiente. Es quien define las reglas del juego y la inversión en grandes proyectos; esa es una manera de intervenir. Adoptar nuevos proyectos de interés nacional con una visión a más largo plazo -hago referencia al Estado colombiano-, como política de Estado, para mantenerse durante un cierto tiempo con unos recursos claros para la ejecución con las organizaciones nacionales, tanto académicas como empresariales, en asuntos tales como Gobierno en Línea, Defensa, Salud o Justicia que son proyectos de gran envergadura.

 

Lo que sucede es que cada dos años se genera un nuevo proyecto y nunca se mantienen. Existen grandes oportunidades, Locomotoras de desarrollo que no necesariamente se resuelven contratando soluciones llave en mano; es decir, se confunde el interés por obtener resultados operacionales que llevan a contratar con soluciones en el corto plazo, que no necesariamente generan capacidades de producción. Se requieren intervenciones que generen más oferta nacional. Cada una de tales iniciativas hay que ubicarlas en el momento socio-económico, la coyuntura como dicen los economistas.

 

También se requieren marcos regulatorios, investigación y desarrollo. Colombia se ha distinguido por ser uno de los países que menos invierte en esos asuntos y el que menos lo hace, comparado con países de su tamaño. El no invertir en I+D de manera articulada con proyectos de gran envergadura, tiene consecuencias dramáticas.

 

En cuanto a los ejemplos de oportunidades, los ministerios, con la presión de tener resultados en el corto plazo, contratan expertos y empresas internacionales que hacen aportes importantes que podrían ser de mayor impacto si se tuviese un esquema de conformar equipos mixtos con los expertos nacionales que le pueden dar mayor duración y compromiso a las líneas de acción identificadas.

 

Estos son algunos ejemplos del papel de la intervención del Estado.

 

Tatiana León

El Estado debe intervenir apoyando la creación de fondos que inviertan en nuevas tecnologías, en proyectos de ese estilo. Pero, soy muy consciente del riesgo que esto implica, porque la mayoría de las veces se busca el retorno de la inversión y el riesgo es muy alto, en la medida en que no se sabe lo que sucederá, las tecnologías van muy rápido y cuando ya se van a implementar, hay nuevas versiones. Así mismo, promover desde el Gobierno la innovación y mostrarse como entidades innovadoras, no podemos pretender que seamos un país innovador si las cabezas no lo son.

 

También es necesario aumentar la articulación de las empresas y universidades, unión que muchas veces no se da, cada una va por su lado. Se trata de generar alianzas entre los unos y los otros para ser más conscientes de lo que requieren las empresas en cuanto tecnología y, de esa manera, fomentarlas con un criterio innovador para que puedan salir al mercado. Una cosa es crear y otra innovar, de esa forma sí es posible llegar al mercado con éxito, porque estamos innovando. En resumen, sugiero planes de articulación e innovación.

 

Francisco José Quintana

El Estado es el promotor en tres columnas. A través de políticas que incentiven ese proceso de innovación. Con fondos de capital, como proveedor muy importante de esos recursos. No hay un consumidor más grande alrededor de cualquier elemento del país que el Estado y, este debe ser abierto dentro de ese proceso, a los productos innovadores, además de tener algunas preferencias frente a las políticas definitivas, cuando hay innovación y mayor acceso a los entes participantes. Eso hace que el ciclo sea positivo y que las empresas prosperen.

 

Nelson Riveros

Además de las propuestas ya mencionadas, me quiero referir a un tema crítico,  el de las políticas de Estado. Se generan  políticas, se inicia el proceso, pero no se crea la infraestructura para su desarrollo. Cuando hablamos de innovación ¿cómo se genera la infraestructura para desarrollarla? No existe una inversión en investigación, como ya se dijo; tampoco hay un desarrollo en el mercado de capitales orientado a que el proceso fluya para que esa política de Estado tenga efecto.

 

Hugo Sin Triana

En la práctica, el Estado es el mayor creador de la cultura de innovación, toda vez que  la formulación e implementación de política pública es de por sí innovadora. Nos obliga a hacer una gestión muy importante en ese sentido. Lo primero es definir con exactitud lo que para nosotros debería ser innovación, porque las experiencias que vemos o las definiciones comúnmente aceptadas, nos suministran una visión de innovadores sin gestión. Dentro del Estado la gestión de innovación está relacionada con el riesgo, porque quien “pone el chulito” es el que asume principalmente la incertidumbre del resultado. Y cuando eso es así, se entiende la demora en tomar una decisión. Después llegan los entes de control que no saben hacer gestión de la innovación desde la perspectiva del riesgo y ponen en situaciones muy difíciles a los ordenadores del gasto. De ahí el temor del individuo, de la persona, del funcionario público.

 

Hay que crear cultura de innovación y hay que aprender a hacer gestión de la innovación, tanto desde la ejecución misma, como desde el control. A nivel de Ministerios sucede algo muy simpático, la formulación de políticas públicas es innovadora por naturaleza, nos la pasamos haciendo innovación, porque debemos tener en cuenta toda la problemática social, pensar en qué hacer y formular la política. Pero, no hacemos gestión de la innovación entendida ésta como la existencia de los procesos dentro del mapa de procesos de la organización o la adopción de la disciplina en la cultura organizacional.

 

Francisco José Quintana

¿Cómo se puede romper ese ciclo, porque estamos atrapados?

 

Hugo Sin Triana

Ese no es un problema del Gobierno, es un problema de las personas, es cultural.  Es el individuo quien no toma la decisión que sea. Por otra parte, los entes de control forman parte del Estado, mas no del Gobierno. Se trata entonces de crear unos  mecanismos adecuados para la gestión de la innovación; si aceptamos que la innovación tiene un riesgo inherente y que por más de que se establezcan planes de manejo del riesgo, siempre queda un riesgo residual, entenderemos que ese riesgo es susceptible de materializarse y que por lo tanto la innovación emprendida puede arrojar un resultado no deseado.

 

El manejo es el mismo, acéptelo y hágalo. Pero si aceptamos el riesgo, tenemos al frente a los entes de control, a los medios de comunicación y a la sociedad en general que, no necesariamente tienen esta visión de la problemática. Si ellos entendieran el proceso, sería distinto, pero no es así. En consecuencia, tal situación nos cuesta como sociedad, porque con las acciones de los entes mencionados es muy difícil actuar. Si otro fuera el panorama, la gente se atrevería a actuar, enfrentándose al riesgo y a las posibles equivocaciones, pero intentándolo. El problema es que estamos castigando a quienes son innovadores, a veces socialmente los castigamos. Me refiero, por supuesto, a proyectos verdaderamente innovadores, y si llegan a salir mal pues todo el mundo se les va encima a quienes tomaron la decisión de actuar, porque nuestra cultura es esa. Ese chip tiene que cambiar y dónde se cambia, pues con las nuevas generaciones, con unas definiciones claras de lo que es innovación, generando acciones claras y responsables, cosa bien distinta a la improvisación.

 

Francisco Rueda

En conclusión, se trata de políticas de Estado y recursos. En este Gobierno existen las dos cosas y no hay muchos resultados. ¿Falta algo?, ¿qué es? Con relación a los recursos de las regalías, ahí están, está la política, están los recursos, pero pocos  los usan, ¿qué sucede? Pareciera que no basta con que existan las políticas y los recursos, que no es suficiente con esto.

 

Nelson Riveros

Falta por mencionar un elemento fundamental, como dice Ken Robinssonlas,  las  escuelas matan la creatividad y eso es muy característico de la cultura nuestra. Todo el proceso educativo apunta a eliminar la creatividad y por ende la innovación. Es un tema cultural, de educación, desde la misma escuela en donde no se gestiona la innovación ni el emprendimiento. No se puede trabajar el emprendimiento y la innovación desde la niñez si no tenemos maestros preparados para ello, si el maestro no ha desarrollado esas competencias no puede transmitirlas, son competencias básicas. Por eso las políticas de Estado y los recursos no se aprovechan, desde las Universidades estamos recogiendo lo que produce el medio preparándolos y cambiando esa mentalidad de dependencia y tratando de generar individuos diferentes, generadores de riqueza.

 

José Tiberio Hernández

Me parece que en este Gobierno se ha explicitado en una forma extraordinaria lo relacionado con la Locomotora de la Innovación, pero yo no me atrevería a decir que es política de Estado. Hay una agitación en el Gobierno, una disposición de recursos de manera tan entusiasta como desarticulada. Esto es muy meritorio, creo que tocaba hacerlo. Yo no sería tan afirmativo manifestando  que ya hicieron todo desde el Gobierno y que no pasa nada. Creo que no se ha hecho completa la tarea, es difícil, como también es difícil esperar resultados en un año y medio. Si comparamos lo que había al respecto hace unos años con el presente, que hasta ahora está iniciando la operación de lo propuesto en innovación, la diferencia es grande.

 

 

Poner en marcha unas políticas de Mintic en uno o dos años es un logro grande, porque no existían. Los recursos de regalías son un impulso importante, si bien los mecanismos puestos en marcha no son los más adecuados En varios escenarios el desempeño ha sido bueno, creo que hay que ajustar mecanismos y darle estabilidad (y recursos) a las políticas en el tiempo. Los posibles efectos benéficos se empezarán a ver muy posiblemente dentro de unos tres años, todo toma tiempo.

 

Edgar Ruiz

¿Qué tipo de educación se debería impartir a los jóvenes, en los diferentes niveles de escolaridad, para fomentar la cultura innovadora?

 

Alan Colmenares

Creo que no hay experto que no esté de acuerdo que este sector (educación) verá grandes cambios en los siguientes años.  El sistema educativo actual ya lleva muchas décadas sin grandes cambios.  Hay instituciones que están experimentando con nuevos modelos, pero el paso de cambio del mundo exterior es bastante rápido.  Al mismo tiempo, solo en Estados Unidos, la inflación de precio de las universidades es cerca del 500% durante la última década.

 

Personalmente, pienso que la metodología de utilizar mentores y aprendices, como se hacía hace siglos, va tomar más y más importancia.

 

José Tiberio Hernández

Se ha venido estudiando en los últimos 20 años y recogiendo evidencias a nivel internacional sobre la educación básica, llegando a la conclusión de que lo que se debe reforzar es la capacidad de preguntar por qué, además de buscar evidencias, más que creer lo que dice un profesor o un texto. Es importante,  porque de esa forma se construye pensamiento y, sobre todo, ciudadanía. Se busca desarrollar más cultura científica en la sociedad, que el ciudadano de la siguiente generación pregunte por qué, en lugar de creer a los gurús de cualquier disciplina, religión o deporte.

 

Se han hecho algunos ensayos en el país al respecto, el que más conozco y en el cual he participado se llama pequeños científicos. Y eso debe ir permeando cada uno de los niveles de educación, adaptándose a las condiciones reales. Entre más crece el muchacho, más cerca está de la cruda realidad del trabajo, de ahí que sea necesario ver cómo se adapta mirando al futuro. Es decir, que la sociedad tenga mayor capacidad de adoptar innovaciones y de generar oportunidades de innovación. Y eso se debe contemplar en el sistema escolar. Formar mejores maestros para acompañar la indagación guiada, asociar a las facultades de ciencias e ingeniería con la educación básica y secundaria.  Con el concurso de los actores públicos y privados se puede lograr. En el sector universitario debemos asumir la ciencia y la tecnología como parte de nuestra  cultura; de esta manera podremos construir una sociedad más abierta a la innovación.

 

Por otra parte, es necesario destacar las grandes fortalezas que rodean a la ciencia y a la tecnología, no renegar de ellas; romper el cliché de científicos incapaces de mirar al lado; esa postura le hace mucho daño a la innovación y se debe enriquecer con la necesidad de observar y generar alianzas entre saberes, para que juntos se puedan generar las grandes oportunidades de innovación, en el marco nacional e internacional.

 

Tatiana León

En mi opinión, todo debe partir de la educación para lograr cambiar la cultura. La fórmula perfecta es muy complicada, pero la forma tradicional como se educa nos cohíbe un poco para generar valor e innovación. Nos enseñan el qué hacer y no el cómo llegar a hacerlo. No nos impulsan hacia la investigación; la educación señala que dos más dos son cuatro y cuando preguntamos por qué, la respuesta es porque sí y así las cosas son muy difíciles. La idea es que a los estudiantes se les de la oportunidad de enfrentar por sí mismos las distintas situaciones para encontrar respuestas de esa misma manera. No todos los entes son facilitadores para encontrar tales respuestas; es necesario también que los estudiantes sean cuestionados para llegar a los resultados.

 

Por otro lado, promovería los temas prácticos; la teoría es muy importante, pero la práctica también lo es, con temas de investigación, además de generar espacios para que los estudiantes se encuentren con la realidad práctica en las aulas de clase, tratando de llevar a los estudiantes a las empresas. En mi caso, miro hacia atrás y me digo yo tenía una serie de conceptos a lo largo del colegio y la universidad, pero cuando salí a trabajar y me enfrenté a la realidad, el panorama fue bien distinto. Son necesarias las oportunidades para que los estudiantes entren a las empresas a  conocer cómo son las dinámicas.

 

Francisco José Quintana

A pesar de los maestros y la sociedad, en mi concepto se castiga el pensar diferente, desde los mismos hogares con los niños; se trata de una postura del ser humano. Es necesario replantear el perfil y las acciones de los maestros para orientarlos hacia la posibilidad de que el estudiante pueda cuestionar y pensar diferente. Es una situación terriblemente compleja, pero se podría empezar a buscar esos espacios. En las ciudades es un poco más viable, pero por fuera de ellas, es mucho más difícil, en la medida de los escasos recursos. Lo ideal sería dejar de castrar la imaginación de los niños.

 

Nelson Riveros

Es un asunto muy profundo relacionado con la cultura y para poder cambiarla es necesario trabajar con las generaciones. Lo primero es pensar en el formador de formadores, de ahí parten las acciones para lograr el cambio, de lo contrario es muy complicado. Todos hemos sido víctimas de las instrucciones de “hágalo así, porque a mí me ha dado resultados” y, en forma inmediata se bloquea otro tipo de pensamiento para generar innovación y cambios. Cuando se generan decretos, leyes y demás, detrás de unos objetivos, nunca se mira la actitud de las estructuras sobre las cuales debe caminar la autopista, en este caso la locomotora de la innovación.

 

Un ejemplo concreto es la Ley 1014 de emprendimiento del 2006 y hoy, seis años después, todavía no termina su implementación porque no se han generado los decretos reglamentarios necesarios para ponerla en operación, la ley obliga a que el tema de emprendimiento comience a generar acciones desde preescolar. Yo pregunto ¿en dónde está la política para formar a los docentes de preescolar en temas de emprendimiento?, ¿para generar desde esta etapa  ese momento de cambio?

 

Esto es absurdo y es parte del problema estructural del Estado, ahí está el meollo de todo ese proceso. Si trabajamos en esa dirección, desde la base, con seguridad empezaremos a ver los resultados a mediano y largo plazo.

 

Hugo Sin Triana

En esencia lo que veo necesario para la formación de nuestros jóvenes es el pensamiento crítico que les permita desempeñarse en sus entornos y también para la formulación de políticas, porque el vacío en ese sentido es muy grande. Para nadie es un secreto que los procesos de enseñanza-aprendizaje han cambiado, pero no necesariamente los formadores lo han interiorizado. Hoy en día, los instrumentos están al alcance de todos, pero su uso no ha sido el más adecuado. La formación integral nos exige hoy en día tener capacidades adecuadas para entender el entorno y la realidad, pero para poder incidir es necesario aminorar el egocentrismo.

 

Edgar Ruíz

Nos hemos referido a la innovación y a los planes de Estado a nivel global, queremos aterrizarlos al país. En tal sentido, ¿qué impactos importantes han tenido los planes (relacionados con la innovación) que el Estado ha planteado en Colombia?  ¿Cuáles  sugerencias haría para mejorarlos?

 

Francisco Rueda

Pediría a Hugo Sin Triana que nos haga un resumen de los planes adelantados en el Ministerio de las TIC al respecto, antes de responder la pregunta.

 

Hugo Sin Triana

La política más sólida está consignada en el Plan Nacional de Desarrollo, donde se define la Locomotora de Innovación, en la que se plantea la necesidad de trabajar en ciertos sectores y eso requiere acciones concretas para poder llegar a la realidad. El Gobierno lo que quiere es que seamos capaces de cambiar el chip, dejar de hacer las cosas por tradición y entender que la economía debe ser muy dinámica, capaz de construirlos elementos para ser más competitivos y generadores de condiciones adecuadas. Se trata entonces de eliminar el paternalismo que nos ha caracterizado para motivar a la sociedad colombiana en otras direcciones. Y las políticas se orientan hacia allá, para que nos obliguen a mirar la competitividad, para aprovechar al máximo elementos como los Tratados de Libre Comercio (TLC), entendiendo que vamos a tener que hacer sacrificios y que no podemos ser buenos en todo. Y las políticas de innovación se orientan a eso, a observar los riesgos para tomar decisiones y a los sacrificios que eso implica. Es un trabajo mancomunado. El mensaje es innovar y asumirlo como sociedad, sin escondernos detrás de un Estado paternalista.

 

 

Además, existe un divorcio entre academia, empresa, Estado, ahí está la causa de los resultados, porque no hemos sido capaces entre todos de observar para actuar. Se debe trabajar en conjunto y eso es parte de la política de investigación, desarrollo e innovación que estamos impulsando en Mintic. Apenas estamos empezando, con base en los recursos disponibles convocamos a la academia, al sector privado para definir conjuntamente estrategias de innovación.

 

En estos temas de innovación el Estado colombiano está muy interesado y ha intentado hacer la tarea de crear un ecosistema adecuado para todos los asuntos a abordar. De ahí el trabajo adelantado con otros ministerios, por ejemplo, el de Comercio, Industria y Turismo, además de Colciencias, o Mincultura, para destinar recursos importantes en materia de innovación, convocando a la academia y al sector empresarial.

 

Falta capacidad de reacción en las regiones y ahí sí hago una crítica a la academia en el sentido de no asumir un liderazgo frente a la formulación de proyectos adecuados para las regiones, que puedan ser implementados con recursos hoy en día disponibles, como los de regalías. En este tipo de proyectos, que deben integrar tecnologías de información, observamos que en lo relacionado con venta de computadores u otro tipo de infraestructura la respuesta es grande, pero eso no tiene nada que ver con lo que pretendemos sobre la innovación.

 

Sin ser un conocedor de todas las políticas del Estado, yo diría que desde la perspectiva de la innovación, es explicar lo que estamos haciendo por fuera del proteccionismo, sin ser radicales en ese sentido. Es necesario propender por la generación de empleo y las oportunidades laborales, porque el emprendimiento aunque no genere propiamente empleo, sí da lugar a oportunidades laborales. También la generación de riqueza, desconcentración de la misma son factores también muy importantes en medio de la innovación. Los planes conjuntos de Bancoldex y el Ministerio también forman parte de las acciones adelantadas.

 

Edgar Ruíz

Ahora sí la pregunta, ¿qué impactos importantes han tenido los planes relacionados con la innovación, que el Estado ha planteado en Colombia?  ¿Cuáles  sugerencias haría para mejorarlos?

 

Alan Colmenares

Colombia está en una encrucijada en la que el potencial es inmenso, de ahí la llegada de interesados extranjeros por participar en el mercado nacional; se trata de un momento que el país debe saber aprovechar para sacar el mayor provecho y no dejar pasar semejante oportunidad.

 

Mis sugerencias apuntan a crear las condiciones para facilitar diferentes accesos a capitales de inversión, entre ellos: el acceso para conseguir disminución de impuestos, acceso a internet, que la banda ancha sea muy económica y muy buena en móviles. Acceso en talento del exterior; aunque aquí se ha mencionado el paternalismo, estoy convencido de la necesidad de una mezcla con personas que han tenido otras experiencias para abrir las posibilidades de acción; que tales personas tengan acceso a visas para poder trabajar aquí. Así mismo, el acceso a la inversión. Y el acceso más importante,  que increíblemente no tiene nada que ver con el Gobierno, es el que apunta a las personas del poder, empresarios, industriales, entre otros, porque la cultura colombiana para mí es uno de los factores más difíciles para la innovación, la gente que no forma parte del poder no cree que pueda adelantar proyectos, sino se conforman con seguir instrucciones. Y eso ha sido en parte por problemas de seguridad, pero creo que, en la medida en que exista más acceso al poder y a escuchar a los dirigentes, este problema de desigualdad económica disminuye y la economía se fortalece.

 

José Tiberio Hernández

Enfatizo en el hecho de que estamos ante una ventana de oportunidad que es finita y relativamente corta, no creo que sean más de 10 años; aunque no nos hemos preparado para asumir dicha ventana debemos trabajar a doble marcha durante ese período para poder generar nosotros mismos la siguiente ventana de oportunidad. Es un momento importante y crítico, me parece que el Estado debería contribuir a que la sociedad se apropie de este concepto de bonanza finita, momento en el que se debe invertir y que depende de nosotros la creación de esa siguiente ventana que todavía no existe. Además de dejar ese triunfalismo que Colombia es la única que va a sobrevivir a la crisis internacional o conceptos parecidos que se mencionan en los periódicos.

 

Creo que la Locomotora de Innovación dentro del Plan Nacional de Desarrollo es muy importante y ha generado un ambiente de búsqueda de acciones. El país entero está buscando qué hacer y eso es positivo. La primera experiencia con las regalías para la ciencia, tecnología e innovación nos indica que creamos un sistema para un país que era distinto y la falta de transparencia del esquema no contribuye a su eficacia en la acción. Pero, la declaración de que las regiones son importantes y que es necesario focalizarse en la identificación de las fortalezas regionales eso es lo que se debe rescatar, todo lo demás hay que ver cómo lo mejoramos.

 

Así mismo, enriquecer los marcos de los grandes proyectos como políticas de Estado con inversiones estables que se puedan planear. Así, las empresas, las universidades y los diferentes actores pueden planear con alguna certidumbre.

 

Vamos en la buena dirección, se requiere perdurar, observar y ajustar las posibles fallas. Políticas estables, grandes proyectos que permitan a los actores planear y participar, compartiendo riesgos.

 

Tatiana León

Referirme al impacto producido por los planes adelantados por el Gobierno es un poco apresurado. Es indispensable inyectarle velocidad a todos los procesos de Gobierno, toda vez que la innovación, por sí misma, requiere velocidad. La tecnología va a millón y necesitamos generar mecánicas mucho más ágiles que respondan a las necesidades, independientemente de los mismos planes de desarrollo. Que la implementación y el acceso sean rápidos.

 

Las regalías son una apuesta contundente del Gobierno sobre innovación. Sin embargo, el proceso de aplicación ha tomado un poco más de un año, ha sido muy extenso y los proyectos que ya estaban en una primera etapa, pues se vieron afectados, en términos de avances tecnológicos y los demás aspectos inherentes. Es necesario agilizar todos los procesos de apoyo a la innovación.

 

Definitivamente, el rol del Gobierno es incentivar y promover y no el de intervenir, en particular, sobre el tema de las incubadoras, las cuales llevan muchos años.  Las primeras eran intervenidas por el Gobierno y no funcionaron. Hoy en día existe otro tipo de incubadoras, como la que representa Alan Colmenares, impulsoras a su vez de otras. Eso tiene mucho más sentido porque parten de los mismos emprendedores y saben lo que es crear empresa. Me parece muy interesante la propuesta sobre la necesidad de crear mecanismos para los distintos accesos y le agrego uno más, el acceso al talento. No sólo traer extranjeros, sino recuperar todos los que se han ido, quienes pueden traer nuevas visiones, pero no hay incentivos para el regreso, no hay competitividad y existen incongruencias en esos asuntos.

 

Francisco José Quintana

El primer impacto es que estamos preocupados viviendo la actual situación; se trata de una ventana de oportunidad muy importante y finita, es necesario dar pasos acelerados para aprovecharla a través de personas con experiencias similares, y no quedarnos en el proceso natural de maduración. Ojalá que sean colombianos con experiencia en el exterior o extranjeros que puedan colaborar en esa dirección. Y la mayor sugerencia sería cómo conseguir tales personas para poner en marcha y, de la forma más rápida posible, las acciones necesarias ante esta ventana de oportunidad.

 

Nelson Riveros

Nosotros formamos parte de la alianza Estado, universidad empresa con excelentes resultados. En este momento estamos trabajando con 285 empresas, pero hay unas políticas que no tienen comunicación entre sí. Es  decir, no existe un canal de comunicación dentro del Estado para saber qué es lo que está haciendo el mismo Gobierno. Ese es un aspecto crítico, trabajan desconectados y cada ente realiza acciones por separado, que significan pérdida de recursos y esfuerzos.

 

En el momento existe una alianza universidad-empresa-Estado que está gestionando investigaciones. De ahí la existencia de Connect, se trabaja en la formulación de los planes frente a la Ley de Regalías. Se debe conectar ese entramado y crear el ecosistema de la Ley de Regalías para poder impactar verdaderamente la innovación en el país. En otras palabras, es un asunto de articulación.

 

En días pasados se estaba convocando a participar en algunos proyectos para los que el Estado tiene destinados miles de millones de pesos, dentro de la Ley de Regalías. Sugiero entonces adelantar una gran política nacional para que se tomen los actores que están trabajando para construir mapas que permitan el trabajo en esa dirección.

 

 

Hugo Sin Triana

Con relación a la pregunta formulada debería limitarme a tomar atenta nota de las sugerencias, más que intervenir. No obstante, haré algunas referencias a lo aquí expuesto. Es muy cierto que algunas veces falta mejorar los canales de comunicación entre las diferentes entidades del Estado, porque estamos haciendo traslado de esfuerzos en algunos proyectos y replicándolos, lo que permite la dispersión de recursos que afectan la inversión pública.

 

A nivel nacional se han encontrado algunos mecanismos a través de los Ministerios y la Presidencia y esa incomunicación se ha minimizado bastante. Pero, cuando entramos a lo territorial sí afrontamos una problemática. Las gobernaciones realizan lo que ellos estiman conveniente. A través de Planeación Nacional se consigue información, pero es muy difícil reunirla completa para poder actuar. La descentralización y la autonomía son realidades que impiden tales acciones. Debemos saber convivir con eso, por más de que existan algunos mecanismos, el panorama es muy complejo.

 

Por otra parte, el sistema de investigación, desarrollo e innovación de TIC está pensado a largo plazo y va a permitir crear unos planes de repatriación de cerebros fugados, por supuesto con algunas limitaciones de presupuesto en términos de remuneraciones. La calidad de vida para quienes regresan no es fácil de mantener, frente a las condiciones que tales personas tienen en el exterior. Y, desde la perspectiva laboral, tampoco existen las condiciones para que el recién llegado sienta que vale la pena trabajar en los proyectos. De ahí que estemos adelantando acciones para que tales condiciones sean posibles. Todo enfocado a generar valor para mejorar los distintos sectores de la economía.

 

Tatiana León

Y la motivación para la repatriación no es necesariamente económica, sino el hecho de sentirse llamados y motivados a construcción un mejor país, de formar parte del cambio.  Debemos identificar cuáles son esos motivadores de atracción.

 

José Tiberio Hernández

La pregunta es ¿vale la pena regresar porque hay políticas y proyectos de mediano plazo creíbles? Con esas condiciones, siendo un poco aventurero, considero que el 50% de expertos colombianos, con esa certidumbre,  podrían repatriarse (aún con condiciones económicas no ideales).  Pero, si no existe tal certidumbre por más de que se ofrezca la misma cantidad de dinero, no hay motivación de mediano plazo. El interés intelectual tiene que existir, de lo contrario no funciona.

 

Edgar Ruíz

Después de debatir en torno a la innovación, a la ventana de oportunidad y otros aspectos como el acceso a tales oportunidades y el talento humano, es muy importante conocer sus conclusiones sobre lo aquí planteado.

 

Alan Colmenares

Mi opinión es que Colombia está atravesando un momento de una gran encrucijada en donde la sinergia, la economía está mejor que la de los Estados Unidos, situación que debe ser aprovechada desde la misma Presidencia como lo han hecho otros países, entre ellos Chile.

 

José Tiberio Hernández

Ya dimos el primer paso con la declaración del Plan de Desarrollo de este primer período de generación de acciones; ahora es necesario dar el segundo siendo más claros en el propósito nacional y las políticas que permitan actuar en torno a la intención, para que esto sea una voluntad de Estado, y de todos, en el tiempo. Facilitar o acelerar la formación del ecosistema después de declararlo, con los riesgos que implica tal declaración, y donde miremos no sólo las empresas, sino la carrilera de la locomotora. En otras palabras, la capacidad instalada en lo que se refiere a conocimiento e innovación, el capital humano del país, que incluye la intención de regionalización, para operacionalizarla.

 

Tatiana León

Como conclusión quiero enfatizar en la necesidad de generar una cultura alrededor de la innovación, todos somos parte de esa cultura, debemos empezar a pensar diferente, a ser más abiertos a las nuevas ideas y a estar menos basados en el riesgo, toda vez que la innovación lo trae implícito. Así mismo, debemos motivar los escenarios donde la academia, las empresas y el gobierno se encuentren en pro de construir proyectos de alto impacto para un cambio cultural real llevado hacia la innovación.

 

Francisco José Quintana

Hemos hablado de la ventana de oportunidad como prioridad nacional, pero hay un tema muy importante para trabajar y es el de la formación de esa tríada universidad, empresa, Estado. Así mismo, garantizar que las inversiones realmente generen conocimiento y capacidad a nivel nacional y no que se vayan los recursos para otras partes. Otro asunto de igual dimensión es ser mucho más disciplinados en la ejecución, porque existen muchos planes sobre los que no se ha actuado.

 

Nelson Riveros

Articular un ecosistema de innovación como soporte y apoyo, alrededor de las políticas de innovación para poder crear los rieles sobre los cuales ruede. Buscar la articulación empresa, universidad, Estado y para ello involucrar las diferentes disciplinas. No sólo pensar la universidad como institución, sino cómo se permea a cada una de las disciplinas, y como debe cumplir cada uno en su campo de acción, y, por supuesto, esto se dirige también a la ingeniería  de sistemas para la aplicación del conocimiento que recibe el profesional.

 

Hugo Sin Triana

En primera instancia la formación desde las edades tempranas como necesidad de vital importancia, en procura de crear  cultura de innovación. Y,  desde las perspectivas de las políticas, procurar su continuidad con la seguridad que debe tener el que quiere ser innovador, llámese jurídica, económica o la que sea, frente a unas ventanas de oportunidad claramente definidas y no eternas. Y por último invitarlos a formar parte del sistema de investigación, desarrollo e innovación de TIC, del cual ACIS será socio.

 

Sara Gallardo M.Periodista comunicadora, universidad Jorge Tadeo Lozano. Ha sido directora de las revistas “Uno y Cero”, “Gestión Gerencial” y “Acuc Noticias”. Editora de Aló Computadores del diario El Tiempo. Redactora en las revistas Cambio 16, Cambio y Clase Empresarial. Ha sido corresponsal de la revista Infochannel de México y de los diarios “La Prensa” de Panamá y “La Prensa Gráfica” de El Salvador. Autora del libro “Lo que cuesta el abuso del poder”. Investigadora en publicaciones culturales. Gerente de Comunicaciones y Servicio al Comensal en Andrés Carne de Res, empresa de 1800 empleados; corresponsal de la revista IN de Lanchile. Es editora de esta publicación.

 

Califique este elemento
(1 Vote)
Leido 31078 veces Modificado por ultima vez Miércoles, 03 Abril 2013 15:54

Ingrese su comentario

Por favor confirme que ingreso la informacion requerida. Codigo HTML no esta permitido

Edición 126

Actividades Académicas

 

Sobre ACIS

La Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas es una organización sin ánimo de lucro que agrupa a más de 1500 profesionales en el área de sistemas. ACIS nació en 1975 agrupando entonces a un número pequeño de profesionales en sistemas. Más información