Políticas de Gobierno en torno a las TIC

Escrito por  Martes, 19 Marzo 2013 15:30

Se presentan de manera resumida las posiciones alrededor de las Políticas de Gobierno en torno a las TIC, obtenidas en las actividades realizadas para la presente edición de la revista Sistemas, en las que participaron representantes de la tríada Universidad-Empresa-Estado.

 

Se presentan de manera resumida las posiciones alrededor de las Políticas de Gobierno en torno a las TIC, obtenidas en las actividades realizadas para la presente edición de la revista Sistemas, en las que participaron representantes de la tríada Universidad-Empresa-Estado.

Edgar Jose Ruiz Dorantes

 

Las dinámicas actuales de la sociedad y la economía del conocimiento de la aldea global tocan de manera directa las lógicas locales, regionales y nacionales; tales  dinámicas se inscriben hoy en el marco de las tecnologías de la comunicación y la información. A través de ellas se están jalonando las transformaciones culturales de los contextos y los sujetos que constituyen las comunidades y, son de tal impacto, que interpelan los idearios existenciales del ámbito de la academia, el sector empresarial y por ende el Estado.

 

 

Por tal razón, la Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas –ACIS- abrió el espacio para abordar tales asuntos en esta edición de su revista Sistemas e invitó a varios especialistas para que escribieran al respecto, además de realizar tres foros en los que tuve  la oportunidad de participar como moderador. Dentro del contenido de la presente edición nuestros lectores también encontrarán la entrevista al ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Diego Molano Vega, sobre las acciones adelantadas por la cartera a su cargo. Así mismo los funcionarios, Albeiro Cuesta y Fernando Segura explican la estrategia de fortalecimiento de la industria de TI y las políticas TIC en Colombia para mejorar la relación de los ciudadanos con el Estado.

 

Políticas de Estado para las TIC

El análisis que Jorge Ramírez Ocampo postula en su artículo parte de la identificación de la economía de mercado basada en la explotación de la tecnología a nivel industrial y del sector de servicios, oportunidad que el Estado colombiano  -así como muchas economías emergentes-  observan como opción para ser actores económicos de clase mundial.

 

Inicialmente, se debe mencionar la débil formación básica con la que llegan los estudiantes a las facultades de Ingeniería de Sistemas y programas formativos-laborales afines con ésta disciplina. Los vacíos en materias fundamentales como las matemáticas, lengua extranjera (en especial el inglés), junto con la formación en aptitud investigativa e innovación se convierten en un obstáculo para la adquisición de competencias TIC que favorezcan el desarrollo y preparación del sector educativo a los requerimientos empresariales e industriales de personal calificado para laborar en dichas áreas. Esta situación, precisamente, se convierte en un argumento en contra del profesional colombiano que las empresas nacionales e internacionales presentan en el momento de evaluar la realidad del profesional en Ingeniería de Sistemas y los límites de la iniciativa e incipiente política económica-educativa de Estado.

 

La falta de una visión clara e integral en una política de Estado y de programas institucionales con mallas curriculares acordes en el campo educativo hace de la labor del profesional de sistemas una acción técnica y procedimental, más que estratégica en procura de la eficiencia e innovación de las empresas. Por estos motivos, la tendencia de no optar profesionalmente por la carrera informática se hace apremiante en el territorio nacional. Esta realidad se ve agravada por los efectos a nivel laboral  -como bajos salarios, inestabilidad laboral, etc.-  y los vacíos y carencias en el ámbito político, jurídico y social  -limitación al acceso a la red, generación de delitos informáticos, uso de tecnología casi obsoleta, marcos jurídicos endebles, cultura colombiana del avivato, corrupción administrativa, implementación y subutilización del uso de redes-.

 

Toda esta situación conduce a pensar en la necesidad de un análisis y acciones concretas para establecer, inicialmente, los obstáculos epistemológicos que la cultura política y educativa genera en el contexto; las carencias tecnológicas que el sector tiene por el hecho de ser economía en vía de desarrollo; los retos y encrucijadas políticas que el Estado debe sortear; y, el estudio, consolidación e implementación de iniciativas globales que impacten favorablemente este objetivo y minimicen las adversidades antes mencionadas.

 

Innovación y emprendimiento

A medida que las tecnologías de la comunicación y la información avanzan se reconoce el rol que juegan la innovación y el emprendimiento para el desarrollo, apropiación y aplicación de las tecnologías en el mundo actual, el cual se evidencia en el auge y consolidación del sector industrial manufacturero y de servicios, líderes de la economía global, que de alguna u otra manera están incidiendo en las formas de gobernanza y, por ende, en las políticas que el Estado implementa para su masificación.

 

Frente a dicha realidad emergen interrogantes de cara al contexto colombiano en relación con la comprensión que se hace sobre innovación y emprendimiento,en el marco de las relaciones universidad, empresa y Estado. Inicialmente, frente al interrogante de quiénes tienen la responsabilidad de desarrollarlas, la respuesta es generalizada: todos. Es una responsabilidad que en principio recae en los procesos formativos del Ingeniero de Sistemas implementados por las universidades pero que, lamentablemente, hoy presentan serias inconsistencias que no permiten la proyección profesional esperada.  

 

Por otra parte, la responsabilidad recae en el ámbito empresarial  -pymes-  que,  frente al impacto de las tecnologías y los requerimientos que el Estado les hace  para consolidar el Plan de Desarrollo Nacional, en su gran mayoría, no responde.

 

La responsabilidad también recae en el Estado colombiano el cual, a través del Ministerio de las TIC, ha puesto en marcha proyectos de orden local, regional y nacional para que la academia, los empresarios y la sociedad civil en general accedan a los escenarios globales de las autopistas de la comunicación y la información. De esta manera, el Estado en su política TIC, a través del proyecto Gobierno en Línea, busca dar un salto tecnológico que cubra las necesidades del sector industrial (producción de partes y software) e igualmente prestar los servicios que favorezcan a la ciudadanía (acceso a internet, equipos a precios competitivos, servicios estatales en línea).

 

A la par con la planeación general se han identificado cuatro sectores de interés prioritario: salud, empleo, vivienda y educación, los cuales se enmarcan dentro de las políticas de Gobierno que, a su vez, requieren de gestión interinstitucional para poder orientar y medir el impacto de los respectivos proyectos, en especial, los relacionados con el uso de la tecnología y el desarrollo social. Los Ministerios saben que ese impacto de transformación es gradual, toda vez que las dificultades en la continuidad de las propuestas, la falta de educación tecnológica, la escasez de recursos económicos y la implementación del concepto de calidad en el servicio a nivel estatal e interinstitucional van de la mano de políticas de Estado eficientes, articulación institucional y la apropiación social de la propuesta.

 

Colombia vive un momento histórico de oro para ubicarse en línea con las dinámicas de la economía del conocimiento, basadas en el avance de las tecnologías de la información y de la comunicación. Las relaciones, interacciones y singularidades de la tríada Universidad-Empresa-Estado permitirán avanzar en la reflexión y proposición de agenda, alrededor de una visión conjunta e interesada en el desarrollo de un marco político, investigativo y empresarial de la economía de la sociedad colombiana, que redunde en una posible mejor calidad de vida.

 

Políticas TIC

El Estado colombiano consciente de las demandas de la sociedad de la información y de la economía del conocimiento ha asumido como parte de su agenda gubernamental el reto de visibilizar la gestión pública a través de la gestión tecnológica, pues a medida que ella avanza constata la importancia del papel que juega la descentralización de la administración estatal, logrando una mayor interacción con la ciudadanía haciendo uso de plataformas y aplicaciones tecnológicas, por ello el Ministerio de las TIC viene liderando la implementación y expansión de los programas Gobierno en Línea, Vive Digital, Vive Digital Regional, Apps.co, Mi Pyme Digital, Teletrabajo, Fiti, I+D+I, Talento Digital  -por nombrar algunos-.

 

Precisamente, frente a la acción de la implementación y expansión de estos programas se ha logrado identificar puntos álgidos. Para comenzar, el tema del “acceso” debido a que aún no se cuenta con la suficiente cobertura  -en relación con países como Uruguay y Chile-  para llegar a cubrir las necesidades de sectores prioritarios como la población ubicada en regiones apartadas y la población discapacitada, en atención a los servicios de salud, empleo, vivienda y educación. Luego el tema del “analfabetismo digital” originado por la explosión de la ciencia y tecnología de los países desarrollados que, a medida que avanza, aumenta la brecha económica, social y cultural dentro de los países, generando más pobreza y aislamiento de las lógicas globales. En último lugar, la ausencia de coordinación entre las entidades del Estado y la falencia en trabajo en equipo interinstitucional que ejecute las políticas públicas para dar respuesta a las necesidades propias de cada locación.

 

Ante este panorama y bajo la premisa “gestión pública para un buen Gobierno” el Ministerio TIC creó la oficina de tecnología a un nivel estratégico y más operativo dentro de las entidades del Estado, esto con el objeto de hacer más proactiva la utilización de la plataforma tecnológica, para una interacción directa con el  usuario/ciudadano. En coherencia con lo anterior se creó la Comisión Nacional Digital en la que participan la presidencia del Departamento Nacional de Planeación  -DNP-, el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas   -DNE-  con el objeto de garantizar la aplicación de la política pública y su respectiva continuidad, teniendo claro que una de las grandes debilidades de la administración pública es la proliferación de políticas públicas, la burocracia y la discontinuidad de las propuestas.

 

Es claro para el Ministerio de las TIC que esta gestión debe evidenciar resultados, experiencias exitosas; para ello ha implementado un sistema de evaluación que permite señalar los avances, identificar los cuellos de botella estatales, monitorear la seguridad de la gestión de los procesos tecnológicos, los cuales son transversales a toda la administración pública. Con lo anterior se busca garantizar el cumplimiento de los marcos legales según la Constitución Política de Colombia –1991-, el Código de Procedimiento Administrativo y el Estatuto de Participación Ciudadana. 

 

Industria de TI

El  mercado de la industria tecnológica es una certeza como factor de crecimiento en las naciones en vía de desarrollo, la focalización de nichos de mercado, las experiencias piloto de asociación y la creación de perfiles claros en la profesionalización; puntos clave para engranar al país en la senda de los países exportadores de productos y servicios tecnológicos.

 

De un tiempo para acá, el Ministerio de las TIC ha estado trabajando con la Red Colombiana de Programas de Ingeniería de Sistemas y afines –REDIS-, precisamente todo lo que tiene que ver con la identificación de competencias y funciones dentro de las organizaciones del recurso humano preparado y especializado en el sector tecnológico. En esta misma medida, se han hecho los respectivos estudios del gremio y se ha identificado la masificación de pequeñas empresas que ofertan sus productos y servicios; las medianas y grandes empresas colombianas que exportan y fabrican productos y las multinacionales, consideradas aliadas, no sólo tecnológicas sino como proveedoras de empleo en el marco de la política de Gobierno de bajar los índices.

 

Los frentes de trabajo del ministerio son múltiples y se pueden reunir en tres líneas fundamentales: industria nacional, servicios de gobierno en línea y la gestión interinstitucional (nacional y extranjera) con los CIO´s. Como estrategia nos enfocamos en la creación y consolidación de seis clusters regionales, lo que permitirá asociar a todas esas pequeñas empresas en líneas cada vez más especializadas, de acuerdo con las necesidades de su región, pero de cara a la vanguardia de los avances tecnológicos, de seguro vinculados con sus desarrollos específicos. Dicha estrategia tiene su origen en la filosofía del cardumen: asociar, fortalecer, unidad de bloque.

 

Es de vital importancia la búsqueda de talento, la cual se puede propiciar a través de la canalización en las pequeñas empresas, indicador que nos podría enfocar otra unidad de negocio: el outsourcing en servicios de información. Unida está la necesidad de formar actuales/futuros profesionales con mente estratégica que puedan observar, identificar e influir en la planeación y dirección de las compañías, desde los ámbitos de la informática enfocada a las necesidades de los clientes.

 

Finalmente, la dinámica de los mercados y la inversión en Colombia se da en múltiples niveles: empresas que migran, que preguntan; incluso, hay oferta y demanda que no están clasificadas en la red, pero que manejan un volumen importante de clientes y necesidades no identificado plenamente.

 

Edgar José Ruiz Dorantes.  Ingeniero de Sistemas y Computación, Especialista en Sistemas de Información Gerencial y Alta Gerencia de la Universidad de los Andes, Especialista en Administración de Empresas de la Universidad del Rosario, Especialista en Entornos Virtuales de Aprendizaje de la Organización de Estudios Iberoamericanos –OEI- y Maestro en Tecnología Educativa del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey – ITESM-. Ha prestado sus servicios como subdirector de Administración de Informática del Banco de la República; consultor experto en Business Risk Service (BRS) en Ernst & Young Colombia; Decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Manuela Beltrán. Actualmente, dirige el Centro de Robótica e Informática, el Programa de Ingeniería de Sistemas y la Tecnología en Robótica e Informática de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Es socio fundador de la empresa Estéganos International Group y Presidente de la Red de Programas de Ingeniería de Sistemas y afines – REDIS-.

 

Califique este elemento
(3 votes)
Leido 22708 veces Modificado por ultima vez Jueves, 20 Junio 2013 14:37

Ingrese su comentario

Por favor confirme que ingreso la informacion requerida. Codigo HTML no esta permitido

Edición 126

Actividades Académicas

 

Sobre ACIS

La Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas es una organización sin ánimo de lucro que agrupa a más de 1500 profesionales en el área de sistemas. ACIS nació en 1975 agrupando entonces a un número pequeño de profesionales en sistemas. Más información