Cara y Sello. Biomedicina en Colombia, estado actual, retos y recomendaciones

Escrito por  Martes, 17 Diciembre 2013 09:05

Los frentes de mayor impacto social y económico para el país; el perfil de los profesionales y la Ingeniería de Sistemas en este contexto. ¿Una disciplina multidisciplinaria? El futuro y las acciones por realizar en un mercado de múltiples oportunidades fueron, entre otros, los temas tratados en la mesa de debate. 

 

Por considerarlo un tema de inmenso futuro para los Ingenieros de Sistemas, para el mercado y el país, Biomedicina es el tema central del debate que reunió a importantes investigadores metidos de lleno en todos los aspectos que rodean esta disciplina.

 

El nombre más apropiado, su alcance, las carencias, las acciones por emprender y la premura para ponerlas en marcha. Tecnología, aplicaciones, y conocimiento dirigidos a la construcción de sociedad, teniendo como norte el ser humano, fueron algunos de los asuntos más sobresalientes del encuentro. 

 

El director de la revista, Francisco Rueda, enfatizó en la importancia de la disciplina, su alcance y la necesidad de analizar con detenimiento el entorno que la rodea, antes de dar la bienvenida a los invitados José Tiberio Hernández, profesor asociado de la Universidad de Los Andes; Martha Zequera, investigadora de la Universidad Javeriana; y Marcela Hernández, investigadora, Universidad de Los Andes.

 

A renglón seguido, Leonardo Flórez, investigador de la universidad Javeriana, editor técnico invitado en esta edición y moderador del foro, formuló la primera pregunta a los asistentes.

 

Leonardo Flórez

Moderador

El término “Biomedicina” está directamente relacionado con las ciencias médicas y biológicas. Tal vez el término correcto para nuestros intereses sea “Bioingeniería”. Desde el punto de vista de la Ingeniería de Sistemas (TIC y/o Informática), ¿cuáles creen ustedes que sean los cinco frentes de trabajo en Bioingeniería que pueden tener más impacto (social y económico) para el país?

 

Martha Zequera

Profesora de planta

Universidad Javeriana

Desde la Bioingeniería que trata las ciencias de la salud aplicadas a la Ingeniería, esto contempla cinco áreas de impacto, muy fuertes. Entre las especializaciones, la neurociencia y las tecnologías de la información aplicadas a esta especialidad, al comportamiento del cerebro y al modelamiento del sistema humano. Así mismo, las tecnologías de la información orientadas al análisis del movimiento humano, la Biomecánica para entender, por ejemplo,  los patrones y gestos deportivos. Otra área muy importante es el diagnóstico de enfermedades, específicamente crónicas, a nivel preventivo para integrar la información de una forma automática, de manera que el paciente tenga acceso a ella. Por otra parte, los dispositivos médicos y el continuo monitoreo de los sistemas biológicos, para poder conocer su comportamiento, antes de que ocurra un evento fisiológico. Y los sistemas de información y comunicación hospitalarios, orientados a la automatización de los  hospitales y a lograr la inteligencia.

 

José Tiberio Hernández

Profesor Asociado

Universidad de Los Andes

En cuanto a la terminología, Bioingeniería es un término un poco más amplio, sobre todo cuando nos focalizamos en salud. Esto sobrepasa el espacio y podría ser bueno que la revista fijara esos rumbos, para no tratarlo como sinónimo, pensando en los jóvenes que en 20 años estarán tomando decisiones con respecto a sistemas híbridos, en donde hay cosas “más o menos vivas” que forman parte de un sistema global. Me refiero a la Bioingeniería, las máquinas y sistemas vivos programables.

 

Con relación a la pregunta y complementando lo ya expuesto sobre cerebro, es necesario contemplar la nanotecnología, toda vez que en ese contexto hay mucho por hacer; todo lo que se refiere a imágenes biomédicas o de interpretación de lo que se logra captar, va a adquirir mayor importancia de la que ya tiene en la actualidad. Los métodos de captura van a evolucionar muy rápidamente y los métodos de procesamiento y de análisis van a tener un impacto muy grande. ¿Cómo hacer “analytics”? La contribución de visual analytics y su impacto en decisiones de salud pública son muy importantes y todo está por explotar. Los instrumentos que nuestros sistemas de información nos brindan son todavía muy primitivos y hay mucho por hacer. Una relectura de la Telemedicina, con una interpretación “entrehospitalaria”, es decir, no solo del hospital a la región alejada o al paciente directamente, sino más bien entre puntos en la red con capacidades complementarias, cómo hacer que eso le proporcione más valor a la sociedad. La Bioinformática ya se sugirió  y lo del cerebro es crucial.

Francisco Rueda

Director Revista Sistemas

Sería bueno que nos aclararan los términos  (Bioingeniería, Bioinformática, etc.), pues quizás para nuestros lectores no sean claros.

 

Marcela Hernández

Profesora Asociada

Universidad de Los Andes

El término Bioingeniería tiene una cobertura muy amplia. Por ejemplo, cuando uno hace referencia a la Bioingeniería en un ingeniero químico, este profesional puede estar pensando en biocombustibles. Si se habla con un Ingeniero Mecánico, él puede hacer alusión a los biomateriales. De ahí que sea un poco pretencioso limitar la Bioingeniería a las Tecnologías de Información y las Comunicaciones, TIC, porque tiene muchas connotaciones.

 

Francisco Rueda

Pero, ¿en Bioinformática sí se trata de TIC?

 

Marcela Hernández

Para nosotros, los Ingenieros de Sistemas. Pero, cuando hablamos con un biólogo, el término Bioinformática es un sinónimo de la biología computacional, y hace referencia específicamente al análisis de secuencias, a la secuencialización del ADN, para citar algunos ejemplos. Podemos pensar que en Bioinformática se trata de información hospitalaria, pero los biólogos no lo consideran así, en la medida en que ellos se apropiaron del término Bioinformática, con la connotación particular que le dan y esto está relacionado con el genoma.

 

Francisco Rueda

Entonces ¿cuál sería el término para la aplicación de las TIC en  “Bio”?

 

Marcela Hernández

En mi opinión se trata de TIC en salud.

 

Leonardo Flórez

En una discusión en la universidad Javeriana llegamos a la conclusión de que lo que engloba todos los asuntos aquí expuestos es Ingeniería Biomédica.

 

Marcela Hernández

Como ustedes bien saben la universidad de Los Andes abrió Ingeniería Biomédica, en el 2011. Y, antes de abrir el programa, la gran pregunta era cuál es el nombre que se le debía dar. Estaba entre dos alternativas, Ingeniería Biomédica o Bioingeniería. Entonces, se hizo un estudio de mercado, se exploraron los programas a nivel  mundial en estos dos sentidos y fue cuando descubrimos el amplio espectro de temas que cubren los dos términos y las diferencias entre estos. Dentro de la Bioingeniería hay cabida, por ejemplo, para asuntos de biodiversidad, para los temas relacionados con las especies. También entra dentro de la Bioingeniería, la fabricación de sistemas inspirados en la Biología. En cambio, el término Biomédica tiene una connotación mucho más aplicada a la Medicina.

 

 

Martha Zequera

En la actualidad, todos están manipulando dicho término y es un asunto muy delicado, porque involucra al ser humano. También tenemos una fuerte discusión porque los nombres de Bioingeniería, Ingeniería Biomédica perdieron personalidad; también Informática, todos. Parece que cada uno quiere un pedacito del conocimiento. Pero, la conclusión final en un debate en el que participé recientemente, indicaba que Bioingeniería se refiere a ciencias de la vida, contempla seres humanos, medio ambiente y el entorno a la vida. Es  decir, todo lo que representa un ser vivo y las aplicaciones de la Ingeniería en pro de preservarla. Esa es la Bioingeniería, de ahí que sea tan amplio su cubrimiento. Y la Ingeniería Biomédica está orientada a la vida humana. Ese es el enfoque, y cuando hablamos de dispositivos o de Informática es porque se orienta al ser humano. La Bioinformática es muy transversal en las dos, en la “bio” y en la Ingeniería Biomédica. La Informática permite monitorear, registrar, además de alimentar y adquirir la información que requiere el ser humano para preservar la vida. El asunto es complejo, en la medida en que todos usan el término “bio”.

 

Sara Gallardo M.

Editora Revista Sistemas

Y el título que le dimos al foro, utilizando la palabra Biomedicina, ¿es el adecuado o no?

 

Martha Zequera

Nunca he escuchado literalmente el término Biomedicina, a menos que tenga una definición escrita, reportada. Bibliográficamente no lo he visto. Lo más prudente para no tener conflictos con otras ciencias es TIC en salud. Esto permite que el Ingeniero de Sistemas tenga un espectro mucho más amplio; que trabaje en sistemas de información modelando el cerebro humano, en  parte del diseño de dispositivos médicos, porque el Ingeniero Electrónico diseña otra. Un profesional que trabaja también en robótica o en mecánica. Hay un ingeniero que está trabajando en el modelamiento y el sistema robótico y el otro trabaja en la estructura mecánica. Estos conceptos los recogí en un evento al que asistí en Hawai, con participación de representantes de muchos países. Veo que se están adquiriendo muchos conocimientos y los Ingenieros Biomédicos o la sociedad están muy preocupados por eso, en la medida en que no existe claridad sobre el manejo de los términos.

 

Marcela Hernández

Hay otro término también que apareció en la literatura y es el de Informática Médica. Pero, tampoco podría afirmar a ciencia cierta que sea el más adecuado.

 

José Tiberio Hernández

Desde mi punto de vista, el término Bioinformática encierra la apropiación de facto un poco infortunada, pero real. Y se reduce a lo de genoma y ADN y sus derivados. Si eso se acepta, pues se deja ahí. Y los asuntos de Ingeniería Biomédica en un nivel y los de TIC y salud en otro; son complementarios, pues entran a contribuir en ese dibujo de la disciplina o del área que está en construcción.

 

Marcela Hernández

Sobre los cinco frentes de la Bioingeniería, es un poco complicado determinarlos, cuando cada uno está trabajando en su propia disciplina.

 

El rol del Ingeniero de Sistemas en la Medicina podría entenderse como el desarrollo, ya sea de dispositivos o de software que, por una parte, le facilite la labor cotidiana a los médicos, que contribuya a que los diagnósticos sean más precisos, no sólo de enfermedades crónicas, sino en general. También a que la vida del paciente sea más agradable o menos dolorosa. Y, por otro lado, que la prevención pueda realizarse de manera exitosa. Yo hablaría no tanto de frentes y aplicaciones de la Informática, sino de cara al objetivo. En tal sentido, mejorar la calidad de vida al paciente, contribuir a que la labor del médico sea más sencilla, que la prevención pueda ser hecha, que el diagnóstico sea más preciso y que también se pueda adelantar un seguimiento terapéutico. Es decir, entrar en todas esas etapas: prevención, diagnóstico, seguimiento terapéutico, paciente y médico.

 

José Tiberio Hernández

A ese planteamiento le agregaría lo relacionado con salud pública, a nivel  macro.

 

Marcela Hernández

Y también para que el sistema de salud funcione.

 

Si  pensamos en las convocatorias de los últimos años de Colciencias –uno de los principales patrocinadores nuestros a nivel nacional-, en el área de salud  encontramos que varias de estas apuntan a mejorar el sistema de salud para que sea más eficiente y se pueda hacer mayor control. Digamos que eso no necesariamente tiene que ver con la calidad de vida del paciente o con el médico, sino con el sistema macro, como decía Tiberio.

 

Por mi parte, enfatizo en los frentes, no tanto de aplicación, sino para quién podemos trabajar. Muchas profesiones permiten el trabajo desde la casa o a distancia. Es decir,  que el profesional no tenga que ir a un sitio específico a trabajar para ejercer su oficio. Pero el médico tiene que ir al hospital. Por un lado, porque tiene que ver al paciente, la interacción médico paciente nunca la vamos a reemplazar con TIC. Pero por otro lado, creo que sí hay un vacío muy grande en el apoyo para poder hacer un trabajo a distancia. Desde hace muchos años, hablamos de Telemedicina, pero en Colombia ha sido interpretada como una forma de suplir la escasez de especialistas en regiones aisladas. No hemos pensado en la posibilidad de que el médico, desde su casa o en vacaciones, pueda hacer un diagnóstico a distancia, utilizando su dispositivo móvil. Ese es un espacio que está por cubrir.

 

Martha Zequera

Precisamente, los expertos con quienes tuve contacto, señalan que el futuro está en los dispositivos móviles, para bajar costos y masificar la medicina.

 

Leonardo Flórez

Ustedes ¿qué creen sobre formar ingenieros, bioingenieros, bioinformáticos, ingenieros biomédicos o ingenieros médicos? O más bien, ¿seguir un esquema donde tenemos mucha gente, con muchas formaciones que puedan colaborar y poder sacar adelante proyectos y desarrollos en estos temas? Históricamente, muchas áreas del conocimiento nacen “multidisciplinarias”, pero con el tiempo se convierten en un área claramente diferenciada (tenemos como ejemplo la Ingeniería de Sistemas, precisamente). ¿Creen ustedes que en el futuro cercano veamos el nacimiento de las disciplinas individuales “Bioingeniería”, “Bioinformática” o “Ingeniería Médica”? O ¿es mejor propender por la existencia de diferentes disciplinas que se complementen de una manera muy cercana y cooperativa?

 

Martha Zequera

Trabajar en “bio” implica un compromiso y un conocimiento especializado, sobre todo, porque vamos a trabajar con seres humanos y esto exige un conocimiento adicional al que tiene un Ingeniero de Sistemas. No necesariamente debe ser una nueva carrera o un nuevo campo o cambiar su estado del arte. Creo que un ingeniero que quiera involucrarse en este campo, debería tomar algunas asignaturas complementarias que le proporcionen un conocimiento, el sombrero de la “bio” o de la Ingeniería Biomédica. En Europa esta disciplina la manejan como un programa de maestría, lo mismo sucede en algunas universidades de Colombia. Vemos muchos Ingenieros de Sistemas formándose en posgrado de Ingeniería Biomédica, situación para mí ideal. Porque el Ingeniero de Sistemas mantiene su conocimiento, no confunde su estado del arte ni su esencia y, sí se le abre un espectro para disponer de aplicaciones en “bio”, además de la posibilidad de trabajar en forma interdisciplinaria con otras áreas del conocimiento, precisamente porque la Ingeniería Biomédica contempla ese tipo de trabajo. No es posible referirse a esta disciplina sin hacer referencia a otras áreas del conocimiento.

José Tiberio Hernández

Es bueno que existan Ingenieros Biomédicos. En otras palabras, el generalista que busca impactar en salud con espacios entre los diferentes especialistas, ya sea de computación, de materiales, de mecánica, de física y de matemáticas, donde tengan la oportunidad, en un nivel de estudios de posgrado, de abordar, reforzar y encauzar esa multidisciplinariedad. De ahí que los posgrados abiertos a diferentes disciplinas sean tan importantes, para generar tales espacios de encuentro. Pero, el generalista es necesario. En mi opinión, se trata de los dos contextos. Debemos acompañar el desarrollo de ese mercado que está en construcción, hay muchas oportunidades en esa dirección.

 

Marcela Hernández

Creo que los dos enfoques son válidos, el Ingeniero biomédico y el Ingeniero Mecánico o de Sistemas o Químico con una especialización en una línea particular de la Ingeniería Biomédica. En la universidad de Los Andes trabajo con los profesores de Ingeniería Biomédica y me doy cuenta de que esta carrera puede tener una visión mucho más amplia de la que tenemos quienes somos Ingenieros de Sistemas, especializados en un área de la Ingeniería Biomédica. Ellos contemplan los biomateriales, la Biomecánica, la Ingeniería de Tejidos, etc., entre los diferentes aspectos que involucra la Ingeniería Biomédica, que no necesariamente tiene un ingeniero especializado en uno de los posibles caminos de esa disciplina. No sobran ni los unos ni lo otros, son necesarias las dos disciplinas.

 

Leonardo Flórez

Una vez formados los estudiantes, ¿qué los ponemos a hacer?Colombia ha tenido mucho impacto en temas “bio” en la historia reciente. Por ejemplo, el turismo médico en el país es algo que viene tomando impulso desde hace algunos años. Pero, en términos de Bioingeniería, siempre está el sentimiento de estar usando tecnología foránea en vez de estar desarrollando nuestras propias herramientas. En sus diferentes áreas de trabajo, ¿el país puede (o debe) estar a la vanguardia en algún desarrollo en Bioingeniería?

ü  En el marco de estos desarrollos, ¿cuáles contribuciones creen ustedes que las empresas pueden aportar al desarrollo de la Bioingeniería a nivel mundial y especialmente en Colombia?

ü  ¿Cuál debería ser la participación del Estado en el desarrollo de la Bioingeniería, las empresas del sector y la investigación sobre estos temas?

ü 

Marcela Hernández

Las empresas mundiales han girado hacia lo “bio” desde hace varias décadas. Ese término está de moda, porque hace pensar en lo orgánico, en salud, en verde, en el planeta.

Pero en Colombia, si ustedes le preguntan a un médico qué hace el Ingeniero Biomédico de su hospital, quizás responderá que se encarga de la configuración y mantenimiento de los equipos médicos. Y si nos limitamos a ese rol, la Ingeniería Biomédica no tiene mucho impacto en la sociedad. Ese es uno de los retos del país, cambiar la imagen de esa profesión. Cambiada esa percepción, ¿qué van a hacer los Ingenieros Biomédicos? Porque las empresas mundiales sí trabajan en “bio”, pero en Colombia, tales compañías líderes tienen únicamente una visión comercial. En el país nosotros compramos la tecnología, no la desarrollamos, y  estas empresas no nos han visto como posibles constructores de tecnología, sino como clientes. El otro reto es demostrar a la comunidad mundial que en Colombia sí podemos desarrollar tecnología “bio.” El tercer reto es crear las propias empresas “bio”, no solamente trabajar para las que ya existen, las  multinacionales, sino crear las propias en el país. Y aquí el reto es convencer a la sociedad de que lo que hacemos sí se puede utilizar.

 

Francisco Rueda

¿Y por qué no se han creado empresas? ¿Cómo ha evolucionado el mercado para las personas que trabajan en “Bio”? ¿Los profesionales son subvalorados? ¿Qué ha pasado, por qué las personas que han trabajado no se han dedicado a hacer empresas, a vender la idea de trabajar a alto nivel en estos temas? ¿Cuál es el diagnóstico y qué se podría hacer para que eso no pase? Porque hay una cantidad de gente capacitada que lo puede hacer y quizás no se ha generado un número significativo de empresas en el área. En mi opinión, no es un tema únicamente de realizar proyectos de Colciencias, es un asunto que va a tener mucho impacto en el país, y podría haber espacio para cosas importantes.

 

Marcela Hernández

Con relación a la pregunta, me refiero específicamente al área en la que trabajo que es el procesamiento de imágenes médicas. Lo que voy a decir pasa en Colombia y a nivel mundial. Los grandes constructores de equipos médicos  que adquieren las imágenes como Phillips, General Electric, Siemens y los japoneses Toshiba, Hitachi y Futji construyen el tomógrafo o el resonador y ese mismo equipo dispone de un computador con su software propietario que lee las imágenes, las visualiza y permite realizar múltiples funcionalidades relacionadas con el corazón, el riñón, el cerebro, entre todos los órganos sobre los cuales se puede trabajar. Tales equipos cuestan mucho dinero. ¿Qué sucede con esto en el país y en otros? El hospital adquiere el equipo con el sello de fábrica y el software, aspectos que ya representan una garantía. En ese contexto, después de una alta inversión, con la existencia de dicha infraestructura tecnológica, los médicos no conciben un nuevo desarrollo. No obstante, el trabajo adelantado por los grupos de investigación en el país y el trabajo conjunto con algunos médicos, ya empiezan a creer en nosotros, en que podemos realizar nuevos desarrollos para facilitar su labor. Pero, el problema es quién paga, quién compra.

 

En un artículo que leí hace poco de un equipo holandés, mencionaba el diagnóstico de enfermedades pulmonares como resultado de 350 trabajos en el que se concluía que ya estaba bien de innovar y que lo mejor era poner a funcionar esos 350 trabajos, no para hacerle competencia a los constructores –su patrocinador era Phillips-, sino para trabajar en el cambio de mentalidad de los médicos, quienes están acostumbrados a comprar nueva tecnología, la adquisición de equipos y software la hacen los hospitales. Aunque los médicos se entusiasman con nuestros desarrollos, no están dispuestos a pagar por ellos. Ahí también existe una dificultad, el monopolio en tal sentido es muy fuerte.

 

Francisco Rueda

¿No hay espacio para que los equipos adquiridos sean complementados con desarrollos nacionales o para hacer consultoría? Reducir la labor de los profesionales del área a construir herramientas, me parece una simplificación. ¿No habría espacio para que existieran consultores en el tema, que puedan ir más allá de construir artefactos tecnológicos?

 

Martha Zequera

Existen las dos visiones. El futuro del Ingeniero de Sistemas es el de un integrador de conocimiento y de tecnología. En mi opinión, este profesional integra tales disciplinas con las necesidades del  hospital. Para el médico es mágico lo que hace el Ingeniero de Sistemas. Ellos ven el resultado de automatización en tiempo real, el médico cree y lo vuelve a buscar. La ruptura está en que el Ingeniero de Sistemas tiene mucho temor de acercarse al médico, somos muy pocos quienes estamos trabajando con ellos. Los egos entre ingenieros y médicos son muy altos y juntarlos para hablar es un problema social que debemos superar. Las oportunidades de mercado están dadas, la consultoría es clara, para todos los ingenieros, no sólo los de Informática, también para los Electrónicos, Mecánicos, entre otros. El asunto se basa en la excelencia, en la capacidad de vender el conocimiento, de encontrar los vacíos, las necesidades, las cuales son obvias en los hospitales y muchas veces no somos sensibles a ellas. No se trata de que el profesional se forme en Ingeniería Médica, sino más bien en que su formación le proporcione la sensibilidad para ver en dónde está la problemática. Que sea capaz de explorar y encontrar sus oportunidades de negocio.

 

En una ocasión un médico estaba sentado al lado mío, con 20 problemas por resolver, sin que yo hubiera detectado cuáles eran. –Si usted me los resuelve, con seguridad la contrato, expresaba. Y no lo hacemos porque no hemos sido formados para ello, tampoco sabemos costear las necesidades. El investigador siempre se ha debatido en cómo vender, cómo manejar la experiencia tecnológica y en establecer de quién son los derechos. En este momento estoy pasando por esa situación, estoy aprendiendo. Veo que vienen otros profesionales y rápidamente las copian, fabrican y reconozco que pasé por ahí sin darme cuenta. A pesar del serio problema que afrontamos quiero dejar un mensaje positivo sobre lo que hay por hacer. Quienes montaron la Ingeniería Biomédica en el país desenfocaron totalmente el mercado, porque está reducida al mantenimiento hospitalario. El asunto más importante para destacar en esta publicación es replantear qué es la Ingeniería Biomédica y el rol que tiene el Ingeniero en Informática para apoyar la disciplina y a los formados en ella. El otro reto que tenemos los Ingenieros de Sistemas es motivar en los médicos la necesidad de trabajar en forma interdisciplinaria y que podemos encontrar soluciones a bajo costo, porque ellos no deben creer en todo lo que ven. Los médicos se deslumbran con la Telemedicina y eso es Internet. En el Hospital San Ignacio nos vendieron una plataforma que costó muchos y al observarla con detenimiento, es un globo con sello de marca. Debe existir un rol para la evaluación de la tecnología y el Ingeniero de Sistemas debe estar allí con capacidad de consultar, evaluar y recomendar. Otro rol es la bioseguridad, cómo se atiende al paciente en forma segura, cómo se manejan sus datos de manera segura y confidencial. Ese es un tema candente y ético. Así mismo, es necesario contemplar al ingeniero integrador. No basta con conocer las tecnologías, las cajas armadas con sello de marca, las cuales son herméticas, se requiere la integración con el desarrollo de aplicaciones. Es absurdo, pero así es la realidad. Por otra parte, la formación de profesionales médicos debería contemplar su acceso a los sistemas de información, porque los Ingenieros de Sistemas hacemos soluciones tecnológicas muy avanzadas, pero no pensamos en el cliente. Las enfermeras son los usuarios fundamentales y se enfrentan a sistemas de tecnología muy complejos, que desestimulan su uso.

Veo un nicho importantísimo, no sólo con relación a la herramienta, es decir la tecnología, sino sobre la capacidad de creer en nosotros, de exportar ideas. Contamos con doctores ya formados, muy capaces para realizar una sólida consultoría y nos debemos unir. Si universidades y profesionales nos uniéramos, podríamos realizar proyectos de excelente calidad para competir internacionalmente. La reciente experiencia que tuve con profesionales de todo el mundo, muy cerca a los laboratorios, me lleva a afirmar que les estamos haciendo el camino a otros.

 

José Tiberio Hernández

Corriendo el riesgo de caricaturizar, esto está como el mercado de la computación general en 1966, cuando lo único que se podía pensar era en lo que dijera IBM para instalar en las empresas. Y, por fortuna, existía esa compañía, porque cada ciclo tiene sus protagonistas y sus líderes. “Al César lo que es del César…”.

 

Sara Gallardo M.

Y en el presente sobre lo que se viene discutiendo ¿se trata de Siemens?

 

José Tiberio Hernández

El ejemplo que tomamos fue el de Radiología, pero lo mismo existe en una Unidad de Cuidados Intensivos –UCI-, espacio en donde se encuentran tres marcas, para no entrar en detalles. Lo mismo sucede en todo lo relacionado con la tecnología médica. Y si se trata de software de gestión hospitalaria o de laboratorios clínicos encontramos los hardmedics o tres marcas. En tal sentido, tenemos que pasar del estadio del consumidor y comprador de tecnología, de know how, a productor. De la misma manera como sucedió en los años 70, 80 cuando la consultoría y las empresas productoras de software empezaron a surgir. Debemos llegar a los médicos como protagonistas, quienes están esperando el anuncio del siguiente congreso de usuarios, espacios a los que llegan las compañías dominantes del mercado. ¿Quiénes les financian esos viajes? Ese es el estado actual del mercado.

 

Aunque no soy tan optimista en el sentido de estar llenos de especialistas o de superinvestigadores, sí contamos con una base de conocimiento muy importante. Lo que se requiere es formar más porque se necesita un número mayor. Así mismo, otro aspecto fundamental es incentivar la capacidad de observación, no sólo de los Ingenieros Biomédicos quienes son los generalistas del tema, sino en general de los ingenieros y, en particular, de los de Sistemas y Computación. Esa capacidad de observar, de comunicar para proponer cambios, nuevos productos y servicios. En esa dirección hay un espacio inmenso, un mercado muy grande en todos los países emergentes del mundo. Los grandes proveedores no entienden qué está pasando en el 70% de la economía de la población mundial. Nosotros tampoco, pero estamos más cerca de lo que está pasando y si aprendemos a observar, tendremos el know how, podremos proponer y el mercado va mucho más allá que el del hospital de barrio o del médico del hospital. Y eso sumado a la tecnología como computación móvil, cloud computing, amplía el panorama.

 

¿Cómo hacemos para que la tasa de mortalidad de las aplicaciones que se ponen a disposición de los médicos no sea del 90%? Las aplicaciones se desarrollan, funcionan, cumplen su trabajo, el médico las usa una vez y nada más, porque el paciente cambia de médico y el otro es diferente. No hemos entendido la escalabilidad ni lo que significa la computación interactiva y, menos aún, la incapacidad del ingeniero para observar, aspectos que debemos mejorar porque el mercado está ahí para nosotros. Debemos construir lo que llamamos el ecosistema. Lo que sucedió 30 años después de los 70, va a pasar en cinco, máximo en seis. Si no lo hacemos nos quedamos por fuera, porque los brasileros, africanos, indios están trabajando en eso.

 

Martha Zequera

El éxito en todos los asuntos relacionados con los smart CD´s y todo lo relacionado con la información está en nuestra cotidianidad. Los problemas típicos de cada país, nunca los resolverá la llegada de las marcas, es necesario desarrollar un producto nativo, resultado de la idiosincrasia propia. Nuestro mercado está en encontrar la personalización de las necesidades en el contexto real latinoamericano. Ellos están buscando también en nuestro entorno, quieren transferir tecnología y ahí está el valor agregado. Así que la investigación nuestra debe orientarse a descubrir las necesidades para cubrirlas con aplicaciones propias. Ese puede ser un camino, para no volvernos esclavos tecnológicos de otras empresas.

 

Francisco Rueda

Las oportunidades para los ingenieros de Sistemas no parecen muy grandes en el área. Quienes seguramente van a empezar a presionar el mercado son los Ingenieros Biomédicos, quienes están especializados en el tema. Es muy probable que ellos comiencen a ofrecer servicios profesionales, en cuyo caso no es muy claro cuál podría ser el campo de acción para los Ingenieros de Sistemas.

 

José Tiberio Hernández

Si el Ingeniero de Sistemas no se interesa y no trabaja para jugar el partido, pues el otro puede aprender cómo usar la tecnología informática, sin problemas.

 

Marcela Hernández

No creo que eso suceda y voy a insistir citando como ejemplo la computación móvil. Creo que es una de nuestras grandes oportunidades, un campo en el que la Ingeniería de Sistemas del país podrá jugar. La tecnología móvil y el cloudcomputing, son una combinación tecnológica que nos ofrece una nueva oportunidad: la posibilidad de almacenar y transmitir información muy pesada, como son las imágenes médicas, que antes era imposible. No teníamos en dónde almacenarlas, sino en los equipos físicos en el hospital o en CD´s, no había otra opción, pero ahora con la nube es otra cosa. Eso, por un lado, nos va a permitir sacar la información del sitio físico que es el hospital para que el médico pueda trabajar y verlas desde cualquier parte. Nos va a permitir también independizarnos de esos equipos grandes de imágenes médicas, de los grandes constructores. Pero para un Ingeniero Biomédico hacer desarrollo en cloud, puede ser bastante difícil, toda vez que se necesita una experticia particular (desarrollo distribuido, políticas de seguridad, etc.), es imposible. El rol del Ingeniero de Sistemas juega un papel muy importante cuando se trata de desarrollos con tecnología informática de punta, que no es fácilmente reemplazable por otra profesión.

 

Francisco Rueda

¿Cuál sería entonces la distribución de funciones entre el Ingeniero de Sistemas y el Biomédico?

 

Jose Tiberio Hernández

Una posibilidad, eso no está escrito en ningún manual de operaciones. Esa tradición integradora que tiene el Ingeniero de Sistemas y Computación puede ser uno de sus puntos fuertes para armar el equipo que va a resolver problemas. Si no es capaz de armar el equipo está muerto, porque no tiene el lenguaje, la comunicación. Es lo mismo que si yo voy a hacer un sistema financiero desde el punto de vista de la computación; si no me asocio con el banquero o con el financiero, no la hago. Pero, si miramos lo que ha hecho la profesión  podemos ser optimistas. Por ejemplo, en los años 80 o 90, el Ingeniero de Sistemas hacía la integración del equipo y producía la solución y así generó disrupciones en el mercado. Ahora, si aumentamos esas competencias de integrar, de formar equipo, de observar y de ir al mercado juntos ya no solos, juntos con el Biomédico, con el Físico o con el Electrónico, dependiendo el nicho que se escoja, ahí se puede ver la ficha ganadora. Y si son fichas como de rompecabezas, hay dos protagonistas y son el de Sistemas y Computación si estamos hablando de soluciones TIC, por la dinámica que tiene nuestra disciplina y el generalista.

 

Lo que yo haría si tuviera algunos años menos, es buscar un socio Biomédico y salir juntos, con eventualmente un Financiero, eso lo aprende uno tarde, para salir juntos a la calle. Solos no lo logramos tan rápido como se requiere, pero sí,  si tenemos esa vocación integradora que podemos utilizar.

 

Y con relación a lo móvil y a Cloud si no le ponemos lo de visual, la interacción visual con la gente, no lograremos las ventajas comparativas que se requieren. Y yo creo que eso es una de las grandes falencias, debilidades en general del software nacional. La usabilidad y la incapacidad de adaptarse a las necesidades de uso y a las visuales, el animal humano es un animal visual. Y ahí hay mucho por hacer y, en particular, aquí algunos de los presentes tenemos oportunidades, muchas.

 

Francisco Rueda

Quiero llamar la atención sobre  el impacto que van a tener en el tema médico lo nano y la movilidad, de la mano del llamado Internet de las Cosas. Es muy probable que en poco tiempo esto empiece a cambiar la práctica de la Medicina. Ese es el mensaje que queremos dejarle a nuestros lectores, las inmensas oportunidades que la Informática Médica va a ofrecer en el futuro para los Ingenieros de Sistemas, no solamente en investigación, sino también en desarrollo.

 

Marcela Hernández

Lo que acaba de señalar Francisco es muy cierto, hay ideas que datan de años atrás. Hace 15 años, se hablaba del monitoreo a distancia, de pacientes de la tercera edad, la persona en su casa, la idea estaba, pero 15 años atrás ¿qué era Internet? La tecnología no lo permitía, pero en este momento la situación es diferente, ya se puede hacer. Los aparatos y la nano hoy son muy diferentes. Además de que la persona era de tercera edad, no se podía llenar de dispositivos invasores para poder tomarle las señales, en este momento se trata de dispositivos muy pequeños, poco invasivos. Fuera de eso, la tecnología inalámbrica que no existía hace cinco años, sumada al celular y al cloud. Como ya tenemos la infraestructura tecnológica, contamos con todo para empezar a desarrollar los estilos que van a hacer eso realidad.

 

José Tiberio Hernández

Pero insisto en la capacidad de observación y de buscar rápidamente los aliados para poder proponer las soluciones.

 

Martha Zequera

El Ingeniero Biomédico es un coordinador de disciplinas, dentro de una formación global de integración de esfuerzos, de visualizar oportunidades y de traer a la mesa expertos en cada área, además de respetar los roles. En la universidad Javeriana tenemos médicos, ingenieros, diseñadores, lo mismo que en otros entes educativos. Somos interdisciplinarios. Cuando agredimos los roles tenemos problemas, así que debemos vincular a los proyectos a los profesionales que saben, porque se trata de roles electrónicos e informáticos.

 

José Tiberio Hernández

Estas imágenes las hace un ingeniero trabajando dos horas diarias con un Neurofisiólogo, solo no se le ocurrirían. Este ingeniero tuvo que viajar a Quebec en Canadá, en donde el Neurofisiólogo sí tiene tiempo para trabajar con él y está sacando las respuestas que van a ser disrruptivas.

 

Francisco Rueda

Pero lo que sucede en el país es que el médico no está acostumbrado a hacer ese tipo de cosas. Así que él  también tiene que cambiar su visión. El cambio se requiere en todas partes.

 

José Tiberio Hernández

Soy un poco crítico cuando escucho decir que tenemos el super capital humano para hacer todo. Cuando hacemos el censo, pues tenemos la existencia, pero el número necesario y adecuado no existe. Nosotros podemos intervenir en los estándares de la Medicina.

 

Leonardo Flórez

Observo un común denominador, y es que los problemas existen son interesantes para resolver; necesitamos una disposición de las diferentes disciplinas para hablarnos todos con todos, pero una de las cosas que hoy en día nos aqueja, especialmente a la Ingeniería, es que casi nadie quiere formarse para ser ingeniero. Recientemente, leí un estudio en el que todas las Ingenierías van para abajo, pero la Bioingeniería va para arriba. ¿Ustedes han pensado en sus instituciones, en qué hacer para capturar estudiantes?, ¿para retenerlos en las diferentes Ingenierías?, ¿para que esos estudiantes puedan llegar a trabajar en temas bio?, ¿en cómo mantenerlos?

 

Marcela Hernández

Si lo hemos pensado, pero es que somos pocos los Ingenieros de Sistemas o Electrónicos trabajando sobre estos asuntos en el país. Y, en esa medida, pocos también los profesores en cada institución. Cada universidad está formando profesionales de acuerdo con la demanda del mercado y como el mercado nacional no los está demandando, pues no hay la formación. Esa es la responsabilidad más grande que tenemos. No se trata de cambiar en forma drástica la formación, pero sí de facilitar a los estudiantes y al Ingeniero de Sistemas en particular, el espacio para descubrir estos aspectos. Quienes estamos aquí sentados lo descubrimos en el doctorado. Nuestro mercado local ha fijado unas pautas y las universidades han respondido a esa demanda y nos toca abrir el espacio, no solo para la “bio”, sino también para otros asuntos que no son tan comerciales, pero que nos permiten una preparación más amplia de las personas sobre aspectos que lo serán en poco tiempo.

 

Jose Tiberio Hernández

Tenemos la responsabilidad de comunicar a la sociedad esa visión del futuro cercano. Y creo que eso se da en general para las Ingenierías y en particular para el tema que nos ocupa. Creo que el esfuerzo de comunicar a la sociedad que esto es una creación de nuevas oportunidades, que el crecimiento y la sostenibilidad misma de la sociedad depende de qué tan protagonistas seamos acá, y volverlo noticia y que los muchachos hablen de esos asuntos, me parece que es una prioridad. Es algo muy difícil, porque los ingenieros nunca hemos sido grandes comunicadores; en eso han sido más efectivos los economistas, pero, creo que es el momento de que la Ingeniería en general se ocupe de su responsabilidad de construir la sociedad, para eso fue hecha. En el caso particular de computación, “bio” y salud, existe una explosión de oportunidades que no va a estar ahí siempre. Esta generación va a tener la oportunidad de construir y consolidarla para las siguientes generaciones, ahí está todo por hacer. Felicito una vez más a la revista por esta iniciativa de tener en cuenta estos temas para comunicarlos a sus lectores, porque se trata de una noticia de sociedad, de importancia para todos.

 

Marcela Hernández

Nuestros estudiantes no saben que pueden trabajar en Bioinformática, que pueden hacer procesamiento de imágenes médicas; no saben que pueden contribuir, que pueden trabajar con un Ingeniero Electrónico para desarrollar una plataforma, que pueden trabajar en Nanotecnología y como no lo saben, pues no lo hacen.

 

Francisco Rueda

Lo que ocurre es que quizás el estudiante de colegio no tenga la sutileza para diferenciar entre los perfiles que se mencionan aquí.  Él lo que ve es que los Ingenieros de Sistemas tienen que ver con arreglar computadores o manejar Excel (infortunadamente, es la imagen que se tiene) y el Biomédico, en cambio, trabaja en cosas más interesantes que tienen que ver con la Medicina. Es muy probable, entonces, que la especialidad de la que estamos hablando en este foro termine siendo más demandada que la Ingeniería de Sistemas.

 

José Tiberio Hernández

El asunto es si los Ingenieros de Sistemas piensan que no tienen nada que ver con la sociedad ni con el futuro ni con la construcción de la sociedad, pues van a acabar la profesión. Pero, la disciplina no se va a acabar porque está dentro del núcleo de la construcción de la siguiente generación de la sociedad. Si los Ingenieros de Sistemas comunicamos que está en nuestras manos y que es nuestra responsabilidad la construcción de la nueva sociedad, es otra cosa.

 

Martha Zequera

Los roles son muy importantes, pero insisto en que la Ingeniería Biomédica es relevante en el mundo; lo que pasa es que los Ingenieros de Sistemas estamos incluidos en la Ingeniería Biomédica, yo no me veo separada. Esa disciplina es incluyente, dicha profesión es aplicada a la salud y requiere unos conocimientos adicionales para un Ingeniero de Sistemas normal. Pero, eso no quiere decir que existan dos caminos. Está el ingeniero que quiere y adora su mecánica y quiere desarrollar aplicaciones en salud y necesita un sombrero de conocimiento más para hacerlo. Eso no quiere decir que  un ingeniero quiera ser un Ingeniero Biomédico. Infortunadamente, en Colombia ser Ingeniero Biomédico con mucha seriedad, significa ser todero. La realidad es así, porque no hemos llegado a un nivel de desarrollo en profesores, porque se aprende de todo y no se aprende de nada. No quiero decir con esto que todos los programas sean así, pero infortunadamente esa es la visión que estamos vendiendo en los hospitales. Y, a veces, el tecnólogo en los hospitales sabe más que el mismo Ingeniero de Sistemas. Llevan 20 años aprendiendo qué es una caldera, mientras el ingeniero aprendió sobre todo, menos sobre una caldera. Lo que he aprendido en Ingeniería Biomédica es que se trata de un campo de profundización muy amplio, que nunca termina. Termina en investigación, en desarrollo, en transferencia y en desarrollo de producto. Creo que debemos explicar a la sociedad qué es Ingeniería Biomédica, qué es Ingeniería y cuáles son los caminos que tienen los ingenieros. El que quiera trabajar en este campo, pues tiene que ajustarse a unas nuevas condiciones,  porque se trata de una responsabilidad ética, no puede hacerlo cualquiera. Porque se va a construir algo para alguien y la ética la tenemos perdida en la sociedad.

 

Francisco Rueda

El estudiante de bachillerato quizás sea más intuitivo que racional, y se guía por los estereotipos que existen en el medio.  Por lo que venden la prensa o los medios, y no tanto por un análisis profundo. Y, si ese es el caso, es muy probable que la Ingeniería Biomédica resulte más atractiva que la de Sistemas.

 

Martha Zequera

Pero es necesario establecer qué es un Ingeniero Mecánico, qué es un Ingeniero de Sistemas. Para mí un Ingeniero Biomédico muy sólido es aquel que tiene como base una ingeniería fuerte. Eso lo aprendí en Europa, nosotros tenemos un poco esa deformación. Creo que un Ingeniero Biomédico necesita ser o Ingeniero de Sistemas de base o Mecánico o Biólogo. Eso le permite proyectarse muy bien con un complemento adicional. Pero, por esa razón en Estados Unidos y Europa, la Ingeniería Biomédica está muy a nivel de posgrado. Primero forman un ingeniero de base y luego le venden su complemento. Aquí estamos vendiendo un ingeniero con todo, a menos de que sea un Ingeniero de Ciencias Biológicas con otra visión, la “bio”. De ahí los choques entre Electrónica, Sistemas, Mecánica, no se venden bien los roles de cada Ingeniería.

 

Leonardo Flórez

En la universidad Javeriana hemos tenido una experiencia “capturando” bachilleres. Antes de recibirlos, hacemos una especie de feria, en la que se les presentan todas las posibilidades de trabajo. Y los estudiantes que en este momento me están apoyando y a punto de empezar su maestría –de hecho ya tengo uno que va a empezar su doctorado-, fueron capturados por el lado de video juegos que son una herramienta que les permite entender muy rápido los conceptos y descifrar rápidamente lo que quieren hacer, los aterriza.

 

Francisco Rueda

¿Por qué los videojuegos sí logran generar entusiasmo y los temas que estamos analizando en este foro no? Un porcentaje relativamente importante de los bachilleres que estudian Sistemas lo hacen porque les gustan los videojuegos. ¿Por qué eso sí logra cautivar estudiantes y la Biomédica, que para mí tiene la misma o más proyección en el futuro, no;  o muy pocos llegan con la idea de trabajar en Biomedicina?

 

Leonardo Flórez

Los video juegos son tan difíciles de desarrollar que integran conocimiento, todo lo que puede hacer un Ingeniero de Sistemas, en este caso. Pero, no se les presenta directamente como desarrollo de video juegos, sino como un libro de historia para que aprendan conceptos. A partir de los juegos se les presenta una secuencia de historias de lúdicas a las que ellos están acostumbrados desde que eran bebés, para facilitar la asimilación del mensaje. Los cinco estudiantes que tengo se metieron a desarrollarlos, se dieron cuenta de las dificultades y cuando ya tenían los conceptos claros se les hizo ver su alcance en la salvación de vidas.

 

Leonardo Flórez

Hemos cubierto el temario previsto, los invito a formular sus conclusiones.

 

Martha Zequera

Tenemos que vender bien la idea de qué es Ingeniería Biomédica, qué es Bioingeniería, que es Biomedicina y los roles de las Ingenierías dentro de este gran campo, eso es fundamental. En el día a día tenemos que enseñar a observar, a cómo trabajar en grupo, a cómo comunicar ideas y, además, a cómo ser sensibles socialmente. La sensibilidad social es fundamental, es decir, que la Ingeniería tenga un uso para alguien o para algo o para mejorar la vida de alguien. Y, en la medida en que el estudiante lo viva, se verá motivado a seguir adelante en esa dirección. Otra conclusión es que existe un mercado potencial de innovación y está en la particularidad de nuestras necesidades locales, para traer dispositivos móviles, cloud y lo demás aquí mencionado, para adaptarlos a nuestra realidad cotidiana. De esa forma podremos mostrar a los médicos que sí es posible obtener soluciones sencillas y prácticas a costos bajos, que nos lleven y nos saquen de ese monopolio del mercado que nos tiene absorbidos. Así mismo, la innovación en el aula es clave, para que desde niño a adulto el estudiante entienda que puede ayudar a alguien a través de su tecnología, de sus aplicaciones y de su conocimiento.

 

José Tiberio Hernández

Me voy de aquí convencido de que la computación hace parte del núcleo de la construcción de nuestra sociedad, de la siguiente generación. Que, en particular en el tema de la Biomedicina, tenemos la responsabilidad y la oportunidad de ser parte del equipo ganador que va a construir el mercado y lo va a explotar a nivel mundial con conocimiento y capacidades.

 

No se tocó el tema del rol del Estado, y su responsabilidad está en, más allá de ocuparse del día a día, de dar especial atención a la construcción de la siguiente fase del país. Para el Ministerio de las TIC extiendo mi felicitación por mostrar la importancia de crear infraestructura, una preocupación del área de la salud y una gran angustia en la investigación. Todo es muy coyuntural, cortoplacista y debemos colaborar para despejar los nubarrones grises en el horizonte. Es necesario propiciar actores que se comprometan en la investigación, en iniciativas empresariales que no le teman a los riesgos. Tenemos la responsabilidad de la educación superior, de orientar y de mostrar resultados para volverlos noticia. Tenemos que motivar a la sociedad y hacerle entender que la Biomedicina y las Tecnologías de Información van mucho más allá de un hospital para turismo médico, que funciona y da dinero. Es lo mismo que Internet y las comunicaciones, las cuales sirven para algo más que poner a funcionar call centers.

 

Marcela Hernández

Quiero enfatizar en las responsabilidades en términos de formación y comunicación y para ello es necesario confiar, comunicar y formar. Tenemos que confiar en nuestras capacidades como constructores e innovadores de soluciones en el área médica. Confianza que debemos transmitirla a los estudiantes, socios y clientes potenciales.

 

El video del encuentro está disponible en: www.acis.org.co

 

Sara Gallardo M.Periodista comunicadora, universidad Jorge Tadeo Lozano. Ha sido directora de las revistas “Uno y Cero”, “Gestión Gerencial” y “Acuc Noticias”. Editora de Aló Computadores del diario El Tiempo. Redactora en las revistas Cambio 16, Cambio y Clase Empresarial. Ha sido corresponsal de la revista Infochannel de México y de los diarios “La Prensa” de Panamá y “La Prensa Gráfica” de El Salvador. Autora del libro “Lo que cuesta el abuso del poder”. Investigadora en publicaciones culturales. Gerente de Comunicaciones y Servicio al Comensal en Andrés Carne de Res, empresa de 1800 empleados; corresponsal de la revista IN de Lanchile. Es editora de esta publicación.

Califique este elemento
(2 votes)
Leido 4364 veces Modificado por ultima vez Miércoles, 18 Diciembre 2013 10:58

Ingrese su comentario

Por favor confirme que ingreso la informacion requerida. Codigo HTML no esta permitido

EDICIÓN EN CIRCULACIÓN (129)

Patrocinadores Edición 129

          

Actividades Académicas

 

Sobre ACIS

La Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas es una organización sin ánimo de lucro que agrupa a más de 1500 profesionales en el área de sistemas. ACIS nació en 1975 agrupando entonces a un número pequeño de profesionales en sistemas. Más información