Columnista Invitado. El talento está en TI

Escrito por  Domingo, 28 Diciembre 2014 16:16

El Gobierno del presidente Juan Manuel Santos en este nuevo cuatrienio se propuso como meta convertir a Colombia en el país más educado de América Latina en 2025. Conscientes de esa titánica tarea, en el Ministerio TIC le apostamos a contribuir para consolidar el sector TI como uno de los más representativos, por su aporte al desarrollo económico y social.

Andrés Oppenheimer, en su libro “¡Basta de historias!”, hace una profunda reflexión sobre las causas para que los países de América Latina no sean competitivos en el mundo globalizado y muestra sociedades como las asiáticas  que, en menos de 50 años, han avanzado muchos escalones en el desarrollo de sus pueblos. La gran conclusión del texto se refiere a que el éxito se centra en fuertes inversiones en educación y sistemas educativos de calidad, con cobertura universal y diseñados con pertinencia a las realidades y los retos que ha implicado el mundo de la posguerra.

 

Si el siglo XIX fue el de las máquinas a vapor y el trabajo basado en la fuerza de una clase obrera, y el XX de la producción en serie y los grandes inventos,  el siglo XXI es el de la tecnología digital, creada desde el conocimiento y el ingenio del talento humano, forjado en sistemas educativos acordes con las necesidades de un mundo basado en la inmediatez, la eficacia y el desarrollo sostenible. 

 

Conscientes de estas nuevas realidades, y de la importancia de las tecnologías de la información y las comunicaciones en los procesos de desarrollo productivo y social de un país, el Ministerio TIC, liderado por el ministro Diego Molano Vega, diseñó Vive Digital, el programa TIC del Gobierno Nacional, que tiene el propósito de llevar la tecnología al alcance de todos los colombianos, sin importar su condición social, su ubicación en la geografía nacional, su edad o género. En cuatro años, el país cuadruplicó sus conexiones a internet de banda ancha, llevamos las redes a todos los municipios del país e instalamos potentes infraestructuras en los municipios y veredas de Colombia, dispuestas para el acceso de la comunidad a internet. Así mismo, y por primera vez en la historia del país, se creó un viceministerio especializado en las Tecnologías de la Información TI, y una dirección, focalizada en fortalecer la industria TI de Colombia, con una estrategia clara basada en ocho dimensiones clave y especialmente incluyente. Además, con la meta de generar el ambiente propicio para que la industria TI sea de clase mundial.

 

En cuatro años se lograron resultados importantes, que redundaron en una mejora en la competitividad del país; sin embargo, evidenciamos que aún hay un largo trecho por recorrer, y que si bien la infraestructura instalada es una herramienta poderosa para combatir la pobreza y mejorar los índices de productividad, es necesario ahondar en esos factores multiplicadores que hacen del uso de la tecnología un elemento vital para la mejora de la competitividad y la productividad del país.

Quizá, el factor multiplicador más poderoso para potenciar la tecnología es el desarrollo de talento humano. Es por esto, que uno de los ejes centrales de la segunda versión del plan Vive Digital se centra en potenciar el talento digital, como base para hacer de Colombia el país con el Gobierno más eficiente y transparente gracias a las TIC, y nos convertirnos en líderes mundiales en desarrollo de aplicaciones sociales, dirigidas a los más pobres.

 

Las problemáticas del talento TI

La tarea no es sencilla, como lo apreciarán en el artículo de investigación de esta edición de la revista Sistemas de ACIS. Un estudio desarrollado por la universidad Eafit e Infosys  para el Ministerio TIC, nos presenta las serias dificultades que el país posee en materia de talento digital, y nos evidencia la brecha de talento humano, que pone en serio riesgo el crecimiento de la industria TI.

 

Las dificultades para desarrollar talento humano para las TI, parten desde la fundamentación en la educación básica, donde los niños y adolescentes del país tienen serias deficiencias en habilidades como matemáticas y lenguaje. Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, basado en la pruebas PISA para estudiantes de 15 años en Colombia, demostró que el 51% de los jóvenes colombianos, no reconoce la idea central en un texto, y más dramático aún, el 74% no puede resolver problemas numéricos simples. A partir de allí, los problemas se propagan y se evidencian en los malos resultados en ciencias y otras áreas básicas. Mención aparte merece la formación en bilingüismo, crítico para una industria donde la globalización y la apropiación de tecnologías de otras latitudes son especialmente relevantes. Según cifras del Centro de Estudios Regionales del Banco de la República, en el país solo el 2,4% de los bachilleres posee buenas habilidades en inglés, lo mismo que solo el 6% de los universitarios; a eso se suma que siete de cada 10 docentes en inglés tienen un nivel bajo en este idioma.

 

Otro de los problemas se da en la percepción de carreras asociadas con tecnología e ingeniería y su asociación hacia la selección de programas de formación en educación superior. Según el Finalist Directory, del International Science and Engineering de Intel, mientras en países como China hay 76 estudiantes de ingeniería por cada estudiante de historia, en América Latina las cifras son a la inversa. En países como Argentina hay tres estudiantes de psicología por cada estudiante de ingeniería, y en México hay tres veces más estudiantes de historia, que de ciencias de la computación. Aunque en Colombia no se tienen estadísticas claras, la tendencia es muy similar, evidenciando una mayor inclinación de los jóvenes colombianos por áreas asociadas a las ciencias humanas, administrativas y políticas que a la ingeniería, lo que en palabras de Oppenheimer son las áreas llamadas a la generación de innovación y tecnología de punta.

 

Como consecuencia de los aspectos mencionados, una de las mayores falencias de nuestro talento, y particularmente el talento digital, es la poca disposición a actividades de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i). Y  esto se refleja en los bajos niveles de innovación de la industria TI, donde según el Dane en su encuesta de Desarrollo e Innovación Tecnológica para el sector servicios, el 44% de la empresas del sector de software y servicios conexos, cuyo “core” del negocio se basa en el conocimiento, se declaran no innovadoras. Esta  misma encuesta menciona que solo el 9,8% del personal se dedica a actividades de I+D+i. En la innovación que llega al mercado están las habilidades de competitividad de la industria y, por no tener talento innovador, las posibilidades de ser competitivos en los mercados internacionales disminuye.

 

Finalmente, parece que existe un corto circuito entre las habilidades que surgen de la academia y las necesidades de la industria TI. El estudio de la universidad Eafit e Infosys reveló que los empresarios evidencian deficiencias técnicas en los recién graduados en áreas como pensamiento algorítmico, solución de problemas, diseño y planeación. La industria requiere desarrolladores, programadores y testers con habilidades en tecnologías específicas, los cuales no están disponibles en el mercado; esto deriva en que la industria invierta recursos en formación de sus nuevos talentos. Por otra parte, el desarrollo de habilidades blandas en gestión de proyectos, gerencia, negocios, comunicación y bilingüismo, etc., son vitales para la competitividad de la industria.

 

La estrategia de talento TI

Conscientes de esta problemática, hemos diseñado una agresiva estrategia de talento TI, con tres ejes centrales: calidad, cantidad y pertinencia, que busca cerrar la brecha de talento digital y adecuarlo a las necesidades de la industria, del Gobierno y en general del sector TI.

 

La estrategia posee seis líneas de acción. Incentivar la demanda: esta consiste en promocionar a través de diferentes campañas, las carreras TI y la importancia del rol de los cargos relacionados con tecnología en la industria y el Gobierno. Se pretende con esta línea de acción, desarrollar un plan de mercadeo en los colegios, para incentivar a los estudiantes a ingresar a carreras relacionadas con las TI, con tres énfasis especiales, Mujer Digital, Joven Digital y Pruebas Saber 11. Por otra parte, queremos certificar embajadores TI en educación básica y media, capacitando y sensibilizando a los docentes de tecnología y orientadores escolares sobre las carreras TI y su perspectiva, buscando desmitificar algunos aspectos sobre la carrera. Finalmente, buscamos diseñar e implementar una campaña de sensibilización para que las entidades públicas colombianas comprendan el rol del CIO (Chief Information Officer) en este tipo de organizaciones.

 

La segunda línea de acción está enfocada a continuar nuestra estrategia de talento digital, fomentando y cofinanciando jóvenes que opten por carreras TI para su desarrollo profesional, en todos los niveles: técnico, tecnológico y universitario; dando estímulos especiales a las mujeres, estudiantes sobresalientes en las pruebas Saber, programas virtuales y programas acreditados. Así mismo, queremos crear un fondo con recursos de la industria TI, focalizado en apoyar rubros no académicos tales como alimentación, transporte, manutención de nuestros estudiantes. Además, desarrollaremos programas que estimulen el desarrollo de competencias transversales, en habilidades técnicas tales como herramientas de desarrollo de web y móvil, en plataformas de desarrollo de software de última generación, gestión de proyectos, y habilidades blandas relacionadas con la gerencia, la gestión de negocios, la internacionalización y habilidades comunicativas. Estimular el talento innovador será fundamental, por esta razón, una de las acciones concretas se centrará en apoyar programas de formación de alto nivel, maestrías y doctorados, así como desarrollar científicos de datos y apoyar el desarrollo de tecnologías emergentes como el Big Data. Finalmente, buscamos aprovechar la infraestructura desarrollada a través de los puntos Vive Digital Plus, para incentivar en el nivel de educación media, el desarrollo de habilidades en TI mediante la estrategia de articulación de la educación media con la técnica.

 

La tercera línea de acción está asociada con potenciar la calidad del talento TI;  para ello se desarrollarán en conjunto con el Ministerio de Educación incentivos para que programas de TI cuenten con estándares internacionales.

 

La cuarta línea de acción pretende desarrollar talento TI pertinente, y consiste en estimular programas que ambienten a los futuros profesionales en áreas TI  a las necesidades del mercado y la industria. En esta línea de acción se proponen programas como alistamiento para iniciar el ejercicio profesional Finishing School, promover la conversión de ingenieros de otras disciplinas hacía las TI, desarrollar espacios de interacción y dialogo entre la academia y la industria, respecto a las necesidades de talento, y actividades en conjunto con la industria para promover la empleabilidad, así como analizar las problemáticas que posee el aparato productivo del país en materia TI y, en general en temas de talento digital.

 

La quinta línea de acción está centrada en fortalecer el talento TI en el Gobierno, a través de una red de excelencia en e-Gov, donde pretendemos certificar competencias en los líderes TI de las entidades de gobierno (GCIO), estimular en la academia programas y especializaciones en eGov, apoyar procesos de formación de servidores públicos en temáticas relacionadas con eGov, generar laboratorios de práctica y monitorear constantemente las necesidades en materia de talento TI en el Estado.

 

La sexta y última línea de acción está focalizada en construir un plan nacional de fortalecimiento para el talento TI, que consiste en la definición de una hoja de ruta, para que todos los procesos de formación en TI sean acordes con las necesidades y proyecciones del sector de TI, considerando aspectos como: bilingüismo, estructura de mallas curriculares, requisitos en la culminación de programas, criterios para formar desde la base en TI, orientación hacia el emprendimiento, entre otros. Esta hoja de ruta será la guía para los actores del entorno educativo del sector TI.

 

Los retos que nos impone tener un país más educado y más competitivo, nos obliga a desarrollar acciones estratégicas y contundentes. Para el talento digital esta es nuestra hoja de ruta y esperamos con el apoyo de todos los que hacemos parte de este sector TI, cerrar esa brecha de talento digital que amenaza la competitividad de la industria.

 

El Ministerio de Tecnologías de Información y Comunicaciones está absolutamente comprometido con la disminución de la brecha en talento digital, con hechos concretos y cuantiosos presupuestos para lograr dicho objetivo. No obstante, es claro que se requiere el apoyo concreto de la industria TI y de la academia para avanzar significativamente.

 

Esperamos la participación de todos ustedes en esta construcción, porque el talento está en TI.

 

Albeiro Cuesta Meza, PhD.Ingeniero de Sistemas, con especialización en Administración de Sistemas Informáticos de la Universidad Nacional. Con estudios Avanzados –DEA- en Ingeniería de Software en Universidad Pontificia de Salamanca Campus Madrid y doctor en Ingeniería Informática, con tesis laureada en Universidad Pontificia de Salamanca Campus Madrid. Experiencia profesional relacionada con la industria de tecnologías de información, desde los campos empresariales, académicos y gubernamentales. Emprendedor y Empresario de la Industria TI, docente, consultor. Actualmente, director de Políticas y Desarrollo de TI en el Ministerio de Tecnologías de Información y comunicaciones.

 

 

Califique este elemento
(1 Vote)
Leido 6998 veces Modificado por ultima vez Sábado, 11 Abril 2015 12:01

Ultimo de Albeiro Cuesta Mesa Ph.D.

Ingrese su comentario

Por favor confirme que ingreso la informacion requerida. Codigo HTML no esta permitido

EDICIÓN EN CIRCULACIÓN (133)

Patrocinadores Edición 133

 

Actividades Académicas

 

Sobre ACIS

La Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas es una organización sin ánimo de lucro que agrupa a más de 1500 profesionales en el área de sistemas. ACIS nació en 1975 agrupando entonces a un número pequeño de profesionales en sistemas. Más información