Síga a ACIS en:                                                           

youtubetwitterlinkedinfacebook   

En marcha el Sistema de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+I)

Escrito por  Martes, 10 Abril 2012 10:25

Así lo anuncia Hugo Sin Triana, su líder en el Ministerio de TIC.

Considerando la trascendencia que tiene la innovación en y/o con tecnologías de de TI para el país, acudimos a la fuente más autorizada para conocer de primera mano las acciones adelantadas en tales asuntos dentro del Gobierno Nacional, el Ministerio de TIC.

Hugo Sin Triana, líder del Sistema I+D+I lo describió en forma muy optimista y se refirió a los pormenores que rodean la gestión en tal sentido.

RS: ¿Cuando fue concebida por el Gobierno la Locomotora de Innovación de TI?

HST: La verdad, no se de dónde sacan que existe una Locomotora de Innovación en TI, porque el Gobierno no lo ha hecho de esa forma.

Lo que el Plan Nacional de Desarrollo plantea es que sí hay una Locomotora de los cinco sectores basados en innovación, porque el planteamiento es que hoy la economía se basa en una producción de bienes que están muy ligados con la minería y otros recursos no renovables. A futuro sí necesitamos una renovación y requerimos que la economía se impulse a partir de los sectores basados en conocimiento. Pero, una Locomotora de Innovación propiamente dicha no existe.

RS: Entonces ¿qué es lo que existe?

HST: Lo que sí tiene clarísimo el Gobierno es que la innovación, el desarrollo, la ciencia y la tecnología son de vital importancia. Lo que hemos venido impulsando desde el Ministerio en materia de tecnologías de la información y las telecomunicaciones, entre muchas otras cosas, está consignado en el Plan Vive Digital. Pero, en materia específica de innovación, investigación y desarrollo, se trata de la conformación de un Sistema de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+I).

RS: ¿En qué consiste ese Sistema?

HST: El Sistema tiene el propósito de conformar una Agenda de I+D+I en TIC, sistema que hemos venido trabajando conjuntamente con Colciencias, ente responsable desde la perspectiva de la estructura del Estado, del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, enfocado a Investigación y Desarrollo. Así mismo, el Gobierno con el Departamento Nacional de Planeación (DPN) está impulsando lo que se denomina el Sistema Nacional de Competitividad e Innovación, orientado al desarrollo y la innovación, de cara al sector productivo.

Así que el nuestro está articulándose con esos dos Sistemas para conformar la Agenda de I+D+I, que determinará el derrotero de las acciones a adelantar en el país durante los próximos años, en materia de tecnologías de información y telecomunicaciones. RS: ¿Cuál es el objetivo de esa Agenda? HST: El objetivo es focalizar. Es cierto que desde las TIC el espectro es muy amplio; es transversal además de vertical desde la perspectiva de la industria. Si nosotros logramos plantear una Agenda que refleje las necesidades y oportunidades del país, lo que vamos a lograr es que todos rememos para el mismo lado. Cuando digo todos me refiero al Estado, la Academia, los Centros de Investigación, los Centros de Desarrollo Tecnológico y el sector privado como industria y consumidor de TI. La Agenda busca orientar con relación a lo que se debe hacer como país y se deriva del Plan Vive Digital y el Plan Nacional de Desarrollo.

RS: ¿Quiere decir que depende del Plan Vive Digital?

HST: La Agenda se alimenta con todos los planteamientos del Plan Vive Digital. I+D+I es solo una parte de todo lo que hay por realizar entre el Estado, la Academia y el sector privado. En ese sentido, el Gobierno debe tomar decisiones de largo alcance. RS: ¿Cuáles son las actividades realizadas hasta el momento en torno a esa Agenda de Investigación, Desarrollo e Innovación? HST: El planteamiento y la formulación del Sistema se iniciaron en agosto de este año, cuando el Ministro identifica que este Ministerio y otras entidades del Gobierno están haciendo muchos esfuerzos en temas de investigación, desarrollo e innovación, y detecta la necesidad de una articulación entre todas ellas. Está en una etapa temprana, de formulación y retroalimentación por parte de esos otros entes del Estado.

Lo estamos presentando en otros sectores con el ánimo de recibir retroalimentación, por ejemplo en Andicom, evento organizado por Cintel, y algunas mesas sectoriales que vienen trabajando en asuntos de nodos de innovación, entre otros. La idea es que el próximo año enfoquemos todos los esfuerzos en su puesta en marcha. Y, para que dicho Sistema no corra el riesgo de quedarse en el papel dentro de un documento, el Gobierno ya cuenta con unos recursos para el desarrollo de la Agenda, del orden de 60 mil millones de pesos para el cuatrienio: 20 mil millones que vienen de un crédito con el Exim Bank, banco coreano con unas características de consumo muy particulares, y es para la contratación de proveedores de ese país, lo que nos permitirá hacer transferencia tecnológica, entre otros aspectos, y 40 mil millones que provienen del Fondo de TIC, destinados para el desarrollo de todo el Sistema. RS: En términos de la articulación con los Sistemas de Colciencias y el Departamento Nacional de Planeación,

RS: ¿cómo va la Agenda de I+D+I?

HST: Hemos tenido ya varias reuniones para discutir y escribir los documentos que respaldan el Sistema. Todo esto tiene que basarse en unos convenios fortalecidos de cooperación entre los distintos entes. En ese orden de ideas, hemos logrado cosas importantes en lo que se refiere a la articulación. RS: ¿Cuáles acciones importantes han puesto en marcha? HST: El desarrollo del Sistema propiamente dicho, la formulación de la Agenda y los aspectos que esta habrá de desarrollar, como los financieros, de gestión del conocimiento y de gestión del cambio, orientados hacia la formación doctoral, de maestrías y educación no formal.

Lo que compete también a la gestión de proyectos de Investigación e Innovación; además de los relacionados con la internacionalización; es decir, que el Sistema sea visto en escenarios mundiales, para atraer la inversión e incrementar la representatividad del país en otros escenarios. Además, dentro del Sistema hemos venido planteando lo que denominamos Nodos de Innovación que convocan al Estado, a la Academia y al sector privado para el desarrollo de temáticas específicas en materia de innovación.

Es decir, todos los elementos que se pueden incorporar en la realización de un proyecto, en la comercialización de un producto, los cuales realmente generan cambios significativos en la forma de hacer las cosas. En tal sentido hemos trabajado, por ejemplo, en el Nodo de Ciberseguridad, centrado en la generación, adaptación, dominio y utilización de nuevas tecnologías que permitan minimizar y contrarrestar apropiadamente los riesgos e incidentes de naturaleza cibernética a los que está expuesto el Estado.

En ese contexto debe existir la higiene de seguridad, como las recomendaciones que hacen los bancos a los ciudadanos sobre no dar la clave, no realizar transacciones en computadores de uso público, entre otras advertencias. Se trata entonces de generar hábitos higiénicos. Y, para ello, pretendemos decirle al Estado no lo que debe hacer sino cómo lo debe hacer. Son tres nodos que estamos trabajando en un contrato con Cintel, entidad que ejerce la secretaría técnica y la convocatoria a los diferentes actores, en ciberseguridad, en arquitectura TI para Gobierno, y otro que llamamos servicio al ciudadano. Sobre este último aspecto es mucho lo que hacemos en este Ministerio, con miras a alimentar el programa de Gobierno en Línea.

Colombia es el país número uno en América Latina en lo que se refiere a todos los índices de gobierno electrónico, producto del trabajo adelantado desde el año 2003. Y se ha logrado porque hay participación de los actores responsables de los temas de servicios electrónicos, lo que también ha generado cultura ciudadana para el uso de la tecnología en la interacción de entidades públicas y privadas. Y, en ese entorno es donde el sector privado y las universidades pueden aportar muchísimo, con investigación y desarrollo de soluciones y servicios apalancados en las TIC para el común de la gente. Y para que de las mismas universidades surjan empresas que promuevan el desarrollo de ese tipo de soluciones, como sucede en otros países del mundo.

Hay un problema de cultura frente a la innovación. Además, la innovación dentro del Estado es muy riesgosa porque se trata de recursos públicos, cualquier elemento de riesgo representa un temor para el servidor público.

RS: ¿Ese temor puede ser un obstáculo para la agilidad en la gestión pública? ¿El servidor público puede adentrarse en los proyectos, pero no mucho por ese temor?

HST: No puedo hablar por todos los servidores públicos afirmando que se sienten temerosos de actuar. Lo que sí he identificado es que para ellos es más arriesgado hacerlo, frente a lo que puede suceder en la Academia o en el sector privado, donde el riesgo es mínimo. De ahí que la investigación y el desarrollo sean más expeditas en la Academia, que en otro lugar.

En el sector privado se trata de pérdida de recursos financieros. No obstante, en el país se han hecho muchas cosas interesantes; ser el primer país en América Latina en Gobierno Electrónico es la prueba de que hicimos las cosas bien; y era un riesgo porque se trataba de un asunto totalmente innovador. Hemos generado conocimiento e investigación aplicada que ha servido de consulta para otros países de la región. El Estado en estos temas no ha innovado mediante la adquisición de tecnología, sino a través de su aplicación. Se trata de transformar incorporando tecnología.

RS: ¿Cómo ha sido la convocatoria de la Academia, del sector privado y otros sectores?

HST: Al respecto tengo una opinión muy personal que no es del Ministerio. Históricamente eso ha sido un fracaso y lo puedo constatar a través de mis 13 años en la Academia, otros más en el Gobierno y el sector privado, en total 25 años de ejercicio profesional. Esa experiencia me ha permitido detectar que no hay confianza, tampoco cultura de la asociatividad: universidad, Estado, empresa. Es triste decirlo, pero así somos los colombianos, forma parte del subdesarrollo mental; todavía no hemos sido capaces de darnos cuenta que esto puede generar resultados muy interesantes. Eso no quiere decir que no debamos seguir intentándolo. En muchas sociedades está demostrado que lograrlo vale la pena.

Y, desde la perspectiva del sector en el que yo me muevo es todavía más complicado, porque nunca he visto una asociatividad del sector de las TIC, aunque existan esfuerzos interesantes como la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones y el NAP Colombia, o lo que hemos logrado con Internet como atracción del sector privado. Pero, es insuficiente para todo lo que debe hacer la sociedad colombiana.

RS: Y sobre la industria colombiana en términos de TI y la innovación, ¿qué me puede contar? ¿Qué han contemplado?

HST: Lo que hace el Gobierno en ese sentido es fomentar, marcar un camino. La Agenda lo que nos va a indicar es la dirección que debemos seguir en los próximos años y va a nutrir indiscutiblemente el sector de TI. Eso será una realidad y quedará plasmado en I+D+I. Y, para ello, debemos conseguir recursos encaminados a financiar proyectos de investigación y desarrollo en esas líneas. Hay que formar gente; en lo que se refiere a doctorados tenemos un déficit muy alto en el país por dos razones: la primera es que no hemos hecho las inversiones suficientes y, la segunda, es que no hemos sido capaces de repatriarlos.

Aquí la empresa privada no consume doctores, eso lo hace la Academia, porque no existe la cultura de la investigación e innovación. En ese sentido hay mucho por hacer y está contemplado en el derrotero de la Agenda crear dicha cultura.

RS: Después de Gobierno en Línea y los avances en esa dirección con resultados concretos, desde la perspectiva de la Agenda, ¿cuál es el paso siguiente?

HST: Aquí lo más importante es tener claridad sobre los sectores prioritarios. Contamos con recursos de otros lados: Bancoldex, lo que tiene Colciencias y hay otra serie de recursos que el sistema mismo está obligado a desarrollar. En esta Agenda nos enfocaremos en unos pocos sectores, de acuerdo con la política del Ministerio que es el Plan Vive Digital. Muy seguramente trabajaremos sobre Informática y Biología Computacional.

Es uno de los sectores que creemos va a tener un potencial de desarrollo muy grande en el país. Depende de si los otros actores responsables le dan la misma importancia que nosotros vemos. Si el país decide orientar esfuerzos en ese sentido, el sector de TI debe tener una oferta muy amplia de soluciones informáticas en ese sentido. Entonces lo que tenemos que hacer es focalizar los recursos, formar gente en esas disciplinas, en desarrollar proyectos de investigación e innovación en esos temas. Conseguir recursos del exterior para darle vida y gestionar el conocimiento.

Ya se han adelantado algunas acciones, por ejemplo con Colciencias en el Eje Cafetero. Hay sectores naturales para nosotros, telecomunicaciones para citar alguno, en donde prima la inversión privada. El Ministerio está tratando de llegar con banda ancha a todos los municipios del país, en inversiones conjuntas con el sector privado. Las reglas del juego es que ellos invierten dos terceras partes y nosotros una tercera.

RS: ¿Están trabajando entonces en desarrollar la agricultura como fortaleza del país?

HST: Exactamente. Es parte precisamente de la Locomotora del Sector Agrícola. Y la Agenda contempla establecer las necesidades del país y ahí es donde deben entrar el sector privado y la Academia con la cultura de investigación e innovación, para proveer la tecnología.

RS: ¿Y cuál es el incentivo, el apoyo por parte del Gobierno para que el sector privado se mueva en esa dirección?

HST: Existen planes de cofinanciación; Bancoldex tiene recursos interesantes para que la empresa privada genere innovación. RS: Aterrizando la Agenda en el tiempo cómo es el panorama. Empezó en agosto, se hizo el planteamiento, están trabajando en el arranque... ¿Qué sigue en el tiempo? HST: En este momento con Colciencias estamos haciendo una licitación internacional con el Banco Mundial para la formulación de un plan estratégico de ETI (Electrónica, Telecomunicaciones e Informática), que debe estar listo entre mayo y junio del próximo año.

De allí se deriva el insumo más importante de la Agenda I+D+I, recursos independientes de los ya mencionados. Así que en agosto de 2012 ya tendremos la Agenda lista, desde donde tendremos los recursos y orientaremos los esfuerzos para la ejecución del proyecto. Para finales del cuatrienio debemos tener asuntos concretos ya desarrollados; unos planes de formación en marcha, para darle foco a lo ya realizado por el Gobierno, por ejemplo, en lo que a doctorados se refiere. Pretendemos priorizar los recursos para darle foco a la formación doctoral en TIC’s. Esta Agenda viene a nutrir este sector en el país.

RS: Todo esto es muy importante e interesante para el futuro del país. Pero, ¿qué tanto pesa el Sistema de I+D+I primero, dentro del Ministerio para actuar y luego dentro del Gobierno Nacional, para que no se quede en buenas intenciones y buenos documentos?

HST: La Agenda I+D+I es para el Ministro lo suficientemente importante como para que esté impulsando una transformación dentro del Ministerio con el propósito de darle la institucionalidad que requiere. Al respecto no puedo dar más detalles. Un cambio institucional en el Estado no es tan rápido, en el sector público toma su tiempo y debe surtir un proceso. Así mismo, la articulación con los otros actores es lo que le da peso a estos temas. Puedo decir que el Sistema tendrá peso e impacto en el Estado.

RS: ¿A corto, mediano o largo plazo?

HST: En todos; el solo hecho de que ya exista una Agenda I+D+I representa un impacto muy importante y un resultado a corto plazo. Pero, no es responsabilidad única de este Ministerio; no se trata de un asunto exclusivo del Estado colombiano, compete también al sector privado y a la Academia. Todos debemos ponernos la camiseta para pensar como país. Vamos a tener un instrumentador del Sistema, el Centro de Investigación y Formación de Alto nivel de TIC (Cifantic) encargado de realizar una asociación con el sector privado y la Academia para ejecutar e instrumentar la Agenda.

Sara Gallardo M. Periodista comunicadora, universidad Jorge Tadeo Lozano. Ha sido directora de las revistas “Uno y Cero”, “Gestión Gerencial” y “Acuc Noticias”. Editora de Aló Computadores del diario El Tiempo. Redactora en las revistas Cambio 16, Cambio y Clase Empresarial. Ha sido corresponsal de la revista Infochannel de México y de los diarios “La Prensa” de Panamá y “La Prensa Gráfica” de El Salvador. Autora del libro “Lo que cuesta el abuso del poder”. Investigadora en publicaciones culturales. Exministra de La Palabra (Gerente de Comunicaciones y Servicio al Comensal) en Andrés Carne de Res. Corresponsal de la revista IN de Lanchile.

Califique este elemento
(2 votes)

Ingrese su comentario

Por favor confirme que ingreso la informacion requerida. Codigo HTML no esta permitido

Edición 121

Actividades Académicas

 

Sobre ACIS

La Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas es una organización sin ánimo de lucro que agrupa a más de 1500 profesionales en el área de sistemas. ACIS nació en 1975 agrupando entonces a un número pequeño de profesionales en sistemas. Más información