Editorial. Aplicaciones sobre nuevas tecnologías: oportunidad y reto

Escrito por  Viernes, 27 Septiembre 2013 11:55

La tecnología y el software avanzan en términos de utilidades posibles hacia los usuarios, lo que significa amplias oportunidades de negocio para el país.


Un día corriente empieza con una alarma, ya no la del reloj con campana en la parte superior, sino una programable con capacidad de distinguir los días de la semana, con melodías variadas, volumen “in crescendo” y capacidad de esperar veinte minutos a que el usuario se levante, con recordatorios cada cinco.

 

 

Este es el primer contacto diario con la tecnología, acompañado de la utilización de diferentes aplicaciones para el trabajo, la realización de transacciones o consultas en la web y variadas aplicaciones en el celular para controlar presupuesto, pedir taxi, controlar horarios, hacer consultas del cine o el colegio de los hijos, encontrar la ruta para ir a algún lugar en particular, entre otras cosas que hacemos día a día.

 

El mundo de hoy está orientado a la utilización de la tecnología en todos los frentes. Aquella premonitoria frase de Bill Gates de que habría un PC en cada hogar en el momento en que sólo había mainframes, se quedó corta frente a la realidad actual.

 

Ahora hay aplicaciones para hacer diferentes actividades en el trabajo y de forma personal, además de otros dispositivos de uso común, como son las tablets y los celulares inteligentes. Estos nos permiten entrar en un mundo virtual y tener acceso a experiencias antes inconcebibles. Y es claro que todavía falta mucho por acometer, que nuestros hijos están viviendo maneras diferentes de estudiar y encontrarán formas inimaginables para trabajar y ser útiles a la comunidad.

 

La tecnología y el software avanzan en términos de utilidades posibles hacia los usuarios, lo que significa amplias oportunidades de negocio para el país. Paola Restrepo, presidente ejecutiva de Fedesoft, muestra en el artículo “Desarrollo de Software”, cómo la industria de software y las tecnologías de información viene en gran crecimiento desde el año 2005. Y Carlos Hugo Gómez del Ministerio de TIC, por su parte, señala los atractivos del sector de TI.

 

El Gobierno lleva haciendo fuertes esfuerzos en impulsar el crecimiento de esta economía, por todas las posibilidades que tiene para el país. Y es que siendo una industria que requiere relativamente bajo capital y con opciones ilimitadas, sólo dadas por lo que la imaginación alcance, es la posibilidad de aprovechar la capacidad de trabajo, el empuje y la recursividad de la raza colombiana.

 

Para poder aprovechar estas oportunidades tenemos en nuestras manos ciertos retos. El primero de ellos, la necesidad de abrir nuestra mente y pensar en grande, dirigirnos hacia los mercados del mundo con la mejor calidad y cumplimiento.

 

No es un secreto que nuestra pujante cultura también es indisciplinada, tendiente a ver sólo el corto plazo y que el cumplimiento es uno de nuestros mayores desafíos. Saber aprovechar las metodologías y la tecnología de manera adecuada es posiblemente una de las llaves para alcanzar el éxito en el crecimiento de la industria de software, al igual que casos exitosos de desarrollo e implementación de sistemas de información en el país.

 

En cuanto a las metodologías es fuerte la evolución registrada en los últimos treinta años, a partir del famoso Reporte del Caos de 1985, realizado por Standish Group, en el que se evidencia que sólo el 16% de los proyectos de desarrollo de software son exitosos. En general, el reporte muestra que los proyectos de software tuvieron altos sobrecostos y los tiempos reales superaron en varias veces los inicialmente planeados. Señala también que los errores en el software llevaron a fuertes pérdidas en las empresas e incluso vidas.

 

En este momento, nace la conciencia sobre el hecho de que desarrollar es mucho más que codificar y se enfatiza en la calidad.La crisis del software lleva a la necesidad de crear e implantar metodologías. Las revistas de esta Asociación, desde 1977, por ejemplo, se refieren principalmente a algorítmica y máquinas de cómputo. Y sólo hasta 1985, encontramos un artículo de Alberto García sobre la “Metodología CIFI – Uniandes para el desarrollo de sistemas de información”, texto que contempla las fases basados en la metodología de Tom de Marco, de Análisis de la situación actual, Diseño lógico, Diseño físico, Programación, Implantación, Operación y mantenimiento [3], básicamente en un concepto cascada puro (pero sin la fase de pruebas).

 

Casi simultáneamente nace el modelo CMM, que luego evoluciona y se convierte en CMMI, como la forma de evaluar los procesos de software más críticos de la industria militar de Estados Unidos. La metodología en cascada evoluciona al método en V, donde se recalca la importancia de pruebas e incluye cuatro estados de pruebas: Unitarias, Integración, Sistema y Aceptación. Empieza entonces la especialización de las tareas: requerimientos, diseño, pruebas, y el brote de metodologías como Métrica 3 y De Marco.

 

 

Posteriormente, nace el concepto iterativo, alrededor de metodologías como PSP/TSP y RUP, para dar paso al nacimiento del manifiesto ágil como reacción a la cantidad de documentación, procesos definidos y contratos firmados, prefiriendo el software en producción, que ahora se concreta en metodologías tales como SCRUM y Lean, además de algunas combinaciones con las anteriores como AUP y EssUP, entre otras.

 

De otro lado, las tecnologías de las aplicaciones han evolucionado de forma muy rápida, desde los desarrollos sobre mainframes en lenguajes de máquina, pasando por diferentes lenguajes como Fortran, PL1, RPG; del lenguaje desestructurado al manejo de 4GL y, más tarde, hacia la orientación a objetos, al manejo de cliente/servidor, a los sistemas en multinivel actuales, con la diversidad de canales existentes hoy (tablets, computadores, celulares, etc.).

 

Aparece entonces la necesidad de diseño por la complejidad de los requerimientos y su solución, que evoluciona al concepto de arquitectura de software como el medio de garantizar que los diferentes tipos de requerimientos (ahora funcionales y no funcionales) se cumplan a cabalidad, garantizando la correcta evolución del software a lo largo del tiempo en producción.

 

Lo impactante de este entorno es que después de tanta evolución, los proyectos todavía se demoran más de lo inicialmente planeado y existen errores críticos en producción. Entre la comunidad hay opiniones sobre la baja productividad en las nuevas tecnologías e incluso la sensación de que hace varios años existían los mismos sistemas de nómina y contabilidad de hoy.

 

¿Tal situación significará que estamos descendiendo en lugar de evolucionar? ¿Que tanto esfuerzo en términos metodológicos no ha dado su fruto?

 

A pesar de la existencia de los sistemas de nómina, los requerimientos ahora son totalmente diferentes. En la actualidad, el software se refiere principalmente a la interacción con el usuario, con gran cantidad de caminos y una fuerte integración con otras aplicaciones.

 

Por tal razón, hay un mundo de posibilidades y existe software para todas las verticales de la industria, además del diseñado especialmente para el hogar y el uso personal. Esto genera una mayor posibilidad de funcionalidades y de integración entre ellas, pero también mayor riesgo de error en las aplicaciones. De ahí que se requiera una formalidad metodológica y un correcto aprovechamiento de los lenguajes y herramientas para desarrollar software.

 

En nuestro reto de explotar la industria del software y tecnologías de información requerimos aprender en forma adecuada el uso de las metodologías y las tecnologías. El manejo metodológico no puede ser trabajado como una moda, que dependiendo de la frustración por la demora del resultado, se salta a otra “más actualizada con resultados demostrados”.

 

Implementar una metodología obliga a entender adecuadamente sus principios, no sólo sus técnicas, además de cambiar los hábitos y la cultura de todos los implicados, incluyendo la gerencia y los usuarios, para entender lo que realmente se está haciendo y no tomar decisiones apresuradas sobre cambios que impliquen perder el brote de la semilla metodológica que ya empezaba a florecer en productividad. Varios de estos retos y cambios los describe Alexis Ocampo en la entrevista.

 

 

La recursividad de nuestra raza debe estar orientada a la creación de nuevas soluciones de software, en lugar de la evasión de principios y prácticas metodológicas.

 

También es fundamental entender que los proyectos de gran escala se manejan de forma totalmente diferente a los pequeños; que un proyecto en gran escala no se puede volver la suma de varios proyectos pequeños, ni un proyecto pequeño vale la pena trabajarlo como uno en gran escala. Parte de este entendimiento contempla preparar en forma adecuada la contratación de software, como lo señala Ricardo Naranjo en su artículo.

 

Muchos de los retos que tiene la industria de TI se profundizan en el Cara y Sello de esta edición, donde vemos los puntos de vista de casas desarrolladoras y los de clientes de servicios de software.

 

El dominio de la tecnología requiere profundo conocimiento para evitar caer en soluciones con bases tecnológicas erradas, y demanda contar con esquemas de productividad generados por la industria, de tal manera que cuando salga una nueva tecnología no haya que volver a empezar. Es decir, profesionalizar las fábricas de software, sean de desarrollo a la medida o de productos especializados.

 

María Consuelo Franky, de la Pontificia Universidad Javeriana, muestra el paradigma de la reutilización y automatización como un mecanismo para mejorar la productividad y la calidad del software.

 

Con este número de la revista Sistemas, la Asociación y el Consejo de Redacción desean llevar a la comunidad informática un mensaje de confianza y responsabilidad mostrando que el mundo de hoy está lleno de oportunidades para nuestro país, en lo que se refiere a la industria del software y a las tecnologías de información. Así mismo, desean señalar que se requiere un buen conocimiento y uso del avance en términos metodológicos y de disciplina, además del correcto impulso sobre las nuevas tecnologías de información.

 

Referencias

[1] Revista Sistemas, ACIS. Pedro Bossio de la Espriella. “CCLA – conformación, corrección, liquidación y auditoría de declaraciones en-línea”. Julio 1977.

[2] Revista Sistemas, ACIS. Manuel Davila Sguerra. “Un concepto sobre Sistemas Generales de Validación”. Octubre 1977.

[3] Revista Sistemas, ACIS. Alberto García. CIFI-Uniandes. “Metodología CIFI – Uniandes para el desarrollo de sistemas de información”. 1985.

[4] Tom De Marco. “Structured Analysis and System Specification”.1979.

[5] Kruchten, Phillipe. “The Rational Unified Process: An Introduction”. Object Technology Series. Second Edition. 2000.

[6] S. Pressman, Roger. Ingeniería del Software: Un enfoque práctico. Sexta Edición. McGrawHill.

[7] http://agilemanifesto.org/iso/es/

[8] http://icrovett.wordpress.com/2010/11/18/origen-de-cmmi-el-cmm/

 

Dalia Trujillo Penagos.Ingeniero de Sistemas y Computación, universidad de Los Andes. Especialización en administración, Gerencia de recursos humanos, Magister en Ingeniería de Sistemas y Computación de la misma universidad. Scrum Master Certificado. Certificada en Administración de Requerimientos con Casos de Uso. Certificada en Rational Unified Process (RUP). Por 20 años ha sido docente catedrática en universidades como Pontificia Universidad Javeriana, Universidad de los Andes, UNAB, en pregrado y postgrado. Instructor de Indudata Ltda - Rational, Oracle de Colombia, IBM de Colombia. Se ha desempeñado como gerente de proyectos de gran escala de desarrollo en Estrada Caro y Cía. Gerenció el proyecto de desarrollo FACINS (Facturación) de ETB. Coordinó el área de Arquitectura (y requerimientos) de ETB. Fue Gerente de Desarrollo de Dexon Software Inc. Consultora de calidad y metodologías en empresas como Banco Colpatria, EPM, Salud Total, CAF, FINAGRO, BVC e ICFES, entre otras. Actualmente es asesora de diferentes empresas en ingeniería de software y desarrollo seguro, con su empresa Magis Ltda.

 

Califique este elemento
(1 Vote)
Leido 9588 veces Modificado por ultima vez Viernes, 27 Septiembre 2013 16:13

Ingrese su comentario

Por favor confirme que ingreso la informacion requerida. Codigo HTML no esta permitido

Edición No. 128

Actividades Académicas

 

Sobre ACIS

La Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas es una organización sin ánimo de lucro que agrupa a más de 1500 profesionales en el área de sistemas. ACIS nació en 1975 agrupando entonces a un número pequeño de profesionales en sistemas. Más información