Editorial. La geomática, una visión holística del mundo

Escrito por  Martes, 23 Septiembre 2014 21:42

“El punto de vista de cada persona constituye una perspectiva única acerca de una realidad más amplia. Si yo puedo "mirar" a través de tu perspectiva y tú de la mía, veremos algo que no habríamos visto a solas” Peter M. Senge

La carátula de la revista en esta edición No. 132, sugiere un diseño de ciudad inteligente, que invita a crear visiones y opciones a partir del conocimiento individual y colectivo de las necesidades de una sociedad. Este es apenas uno de los muchos ejemplos en donde se combinan la creatividad y la ciencia, alrededor de proyectos que utilizan la información geográfica para construir modelos de la realidad  y tener una perspectiva más amplia de ella.

 

El tema central está relacionado con la geomática, y es tratado de forma genérica a partir de preguntas, experiencias y análisis de tendencias en la oferta de servicios, que invitan al lector a descubrir el impacto que ha tenido recientemente y a imaginar posibles oportunidades para profesionales interesados en incursionar en esta área del conocimiento.

 

Se  aspira a presentar un concepto en expansión en un lenguaje fácil de entender,  a partir de preguntas como   ¿qué es la geomática? ¿Cómo está evolucionando? ¿Cuáles son las principales tendencias? ¿Cuál es la relación con la ingeniería de sistemas? ¿Dónde están las oportunidades para los ingenieros interesados en  nuevos mercados? ¿En Colombia será  posible contar con datos geográficos de mayor calidad y menor costo?

 

La geomática, abreviación común del término geoinformática, se refiere a la integración de dos ciencias  que  se han desarrollado de manera importante en los últimos años, como son las ciencias de la información geográfica y las ciencias de la computación.

 

La evolución de la geomática ha sido una respuesta a la forma como la sociedad ha intentado solucionar sus problemas. En la década 1960-1970, las universidades en Canadá, USA y Gran Bretaña comenzaron a investigar sobre  nuevos métodos de procesamiento de la información espacial para solucionar problemas relacionados con la producción agrícola  a través de mapas que presentaban la distribución de cultivos,  creando las primeras herramientas  de cartografía automatizada. En 1965, debido a la gran cantidad de datos generados por el Canadian LandInventory (CLI), se desarrolló el primer sistema de información geográfica.

 

Posteriormente, los esfuerzos se orientaron a desarrollar herramientas para apoyar los procesos de toma de decisiones en la planificación y uso de la tierra. Surgieron las primeras empresas de software para apoyar el desarrollo e implementación de  sistemas de información geográfica.

 

De manera paradójica, el problema acerca del futuro del planeta, se comenzó a trabajar cuando el hombre fue capaz de salir de la tierra. Desde el espacio,  se pudo observar la fragilidad del ecosistema, a través de las primeras imágenes obtenidas por sensores remotos, ubicados en plataformas satelitales que superaban los  800 kilómetros.

 

El aumento significativo de datos obtenidos a partir de los sensores remotos, planteó nuevos retos para los ingenieros de sistemas, en temas de almacenamiento y procesamiento de información. Consecuentemente, la comunidad internacional comprendió a partir de modelos geoespaciales descriptivos los graves problemas ambientales que se estaban suscitando debido a visiones parcializadas acerca del desarrollo. En 1992 se propusieron programas de acción en la Cumbre de la Tierra de Rio de Janeiro, planteando la necesidad de protección al medio ambiente para alcanzar un desarrollo sostenible.

 

Como columnista invitada, la ingeniera María Brovelli, vicerrectora del Politécnico de Milán en Italia, plantea nuevos e interesantes retos para los profesionales de la Geoinformática. Por ejemplo, la necesidad de construir modelos multidimensionales y a diferentes resoluciones de la Tierra (Digital Earth).  La revolución de millones de dispositivos interconectados modelados con ubicación  y tiempo en lo que se ha denominado el Internet de las Cosas (The Internet of Things) y el procesamiento de grandes volúmenes de datos (Big Data)  generados por una gran cantidad de sensores. Estos son entre otros, los retos que enfrentan los nuevos ingenieros de sistemas.

 

Actualmente, muchos se preguntan  ¿por qué  se ha despertado tanto  interés en “geolocalizar”  objetos,  personas,  animales y en general variables de diversa índole? ¿Será posible generar nuevo conocimiento al realizar la localización  de objetos y encontrar relaciones topológicas de vecindad? O quizás ¿los negocios de hoy requieren una mayor inteligencia sobre un consumidor en constante movimiento? Estas preguntas sugieren  incorporar nuevos paradigmas como la sensibilidad al contexto, que involucra el uso inteligente de la información de localización. Precisamente, uno de los artículos que se publica en esta edición profundiza en este tema.

 

Hoy en día surgen escenarios muy prometedores en el uso inteligente de la información geográfica, que son aplicados prácticamente en casi todos los sectores de la industria. Localizar clientes, productos, vehículos, maquinaria u otros y representarlos en un espacio gráfico aporta al análisis sistémico, por cuanto permite encontrar relaciones entre variables, que posiblemente antes pasaban desapercibidas sin esta dimensión visual. Muchos de los nuevos servicios de salud, educación y atención de emergencias están basados en localización.

 

Uno de los problemas de mayor relevancia actual tiene que ver con las dificultades para intercambiar información geográfica, debido a los diferentes estándares de tipo técnico y político que siguen las instituciones productoras de información. Esto,  por supuesto, implica duplicación de esfuerzos, dificultades en controlar la calidad de los datos y conflictos a la hora de ofrecer productos geográficos. El OCG (Open Geospatial Consortium) es el organismo internacional que regula las políticas sobre estandarización y sus opiniones fueron consideradas a partir de una entrevista al actual director del programa de certificación. El ingeniero Luis Bermúdez  plantea retos a los ingenieros de sistemas interesados en trabajar en desarrollo de software colaborativo  mundial en servicios geoespaciales.

 

En Colombia acaba de entrar en vigencia la ley 1712 sobre transparencia y acceso a la información pública nacional, que pretende poner al servicio de todos los ciudadanos la información gratuita, para apoyar sus procesos de toma de decisiones. Debido al impacto que esta ley tiene sobre las entidades generadoras de información y sobre las personas que reclaman el acceso a la información, se han generado diversos puntos de vista, tratados en el foro de esta edición, presentado en la sección Cara y Sello, titulado “Democratización de la información geográfica”. 

 

En el contexto  de la ingeniería colombiana es cada vez más común escuchar acerca de profesionales que están innovando con productos de software, aplicaciones móviles con servicios geográficos, uso de APIs (Application Programming  Interfaces) y, en general, proponiendo nuevas estrategias  de manejo de información para realizar cambios organizacionales a partir de la automatización de procesos. Precisamente, hemos querido divulgar en este número una experiencia de algunos jóvenes profesionales, que quisieron compartir la suya en  un desarrollo de software para controlar operaciones en las organizaciones, a partir de mapas digitales.

 

Con el ánimo de comprender mejor la participación de profesionales de diferentes disciplinas  en la geomática, se  realizó una encuesta a nivel nacional en donde se identificó la necesidad clara de contar con una mayor participación de ingenieros de sistemas con conocimientos en geomática, aspecto clave en el desarrollo y avance de la disciplina. Los resultados de la encuesta presentan conclusiones muy interesantes que seguramente redundarán en beneficio del sector.

 

De esta manera se quiere presentar una visión actualizada de los impactos que ha tenido la geomática en el mundo y en Colombia e invitar particularmente a los  ingenieros de sistemas a participar en proyectos que aporten al desarrollo del país, desde diferentes perspectivas como la industria del software,  la academia, el gobierno y en general cualquier sector en donde los datos puedan ser georeferenciados.

 

Finalmente, quiero expresar mis agradecimientos a los miembros del comité coordinador del XXXIV Salón de Informática, con quienes trabajamos de manera persistente y comprometida, para publicar esta edición de la revista que pretendemos sea un aporte para integrar la comunidad de profesionales que trabajan alrededor de la geomática.

 

Javier Francisco López Parra. Ingeniero de Sistemas, universidad Nacional de Colombia.  MsC en  Geo-Information Science and Earth Observation -ITC-, university of Twente, Holanda. MsC en  gestión ambiental para el desarrollo sostenible, Pontificia Universidad Javeriana. Profesor investigador de las universidades Javeriana de Bogotá y Nacional de Colombia. Miembro del grupo de investigación en Sistemas de Información ISTAR. Director del XXXIV Salón de Informática de ACIS.

 

Califique este elemento
(2 votes)
Leido 3764 veces Modificado por ultima vez Lunes, 29 Septiembre 2014 21:16

Ingrese su comentario

Por favor confirme que ingreso la informacion requerida. Codigo HTML no esta permitido

EDICIÓN EN CIRCULACIÓN (132)

Actividades Académicas

 

Sobre ACIS

La Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas es una organización sin ánimo de lucro que agrupa a más de 1500 profesionales en el área de sistemas. ACIS nació en 1975 agrupando entonces a un número pequeño de profesionales en sistemas. Más información