Dos. Sociedad transformada

Escrito por  Sábado, 11 Abril 2015 11:45

Casi siempre hablamos de las nuevas tecnologías centrados en su esencia, en los aspectos puramente técnicos y con la admiración que nos despiertan por los avances, cada día más impresionantes. Este artículo busca cambiar esa mirada.

Introducción

 
La técnica y la tecnología ocupan un lugar destacado en el desarrollo de la humanidad y han  sido un tema de permanente referencia desde la antigüedad, abordado por antropólogos, filósofos, filólogos, psicólogos, sociólogos, abogados, políticos, pedagogos  y, en general, por profesionales de todas las ramas del conocimiento, sin dejar de lado a los mismos técnicos que la producen y a la gente que las usa.
 
La pregunta “¿qué es la técnica?”, como un elemento que influencia la vida de los hombres,  ha subsistido siempre, sin que haya una sola respuesta.  Con el riesgo de cometer una atemporalidad, haremos una transferencia de conceptos entre la esclavitud y la tecnología haciendo referencia a los antiguos griegos que consideraban al esclavo como una extensión del cuerpo del amo. Aristóteles lo presenta así en el Libro Primero sobre Política: “[...] el esclavo es un servidor que entra en la categoría de instrumentos para la acción” (Aristóteles, 2000, 213). Había una diferencia de la esclavitud que conocemos en la modernidad,  pues los antiguos griegos tenían una ética para el amo y otra para el esclavo, aceptadas por las dos partes, con una identidad de su rol a nivel existencial. La técnica moderna podría entonces asimilarse a lo mismo, en el sentido de que es una extensión del cuerpo del hombre, es decir del usuario. Una diferencia entre las dos comparaciones radica en que la ética existente entre el usuario y la tecnología no es clara. ¿Será la relación del  amo al esclavo, la misma del usuario a la tecnología? O ¿se correrá el peligro de que el usuario pierda el rol de amo y pase a manos de la tecnología?
 
Este artículo busca cambiar esa mirada, analizando algunos de los efectos en la sociedad y el ser humano, considerando la influencia que vienen ejerciendo. Desde esa perspectiva, algunos ejemplos ilustrarán los peligros latentes, para dejar inquietudes en los lectores.
 
La dialéctica del amo y el esclavo de Hegel
En uno de sus discursos Hegel (1770-1831) plantea una propuesta denominada “Dialéctica del amo y el esclavo” que, sin dejar de lado la metáfora filosófica, contribuye  a complementar las ideas aquí planteadas. En dicho documento, el autor describe el diálogo entre dos personas que, mirándose a los ojos, establecen una lucha para lograr la aceptación de los puntos de vista de cada uno. Hegel describe esa tensión como una “lucha a muerte” en la cual se enfrentan dos fuerzas que buscan la victoria. Es decir, lograr que el otro acepte mis puntos de vista. Pero en esa lucha, como ocurre en casi todos los enfrentamientos, habrá uno más débil que el otro lo que en palabras de Hegel es aquel que le teme más a la muerte. Este termina entregando las armas y concediendo al otro el rol de amo.
 
De ahí en adelante el amo dará órdenes y el esclavo obedecerá. El amo se tenderá en su cómodo diván para ordenar al esclavo lo que debe hacer y lo tratará como una extensión de su cuerpo. El esclavo obedecerá y será quien haga el trabajo, mientras que el amo se dedicará al ocio. Con el transcurrir del tiempo, el amo va perdiendo su capacidad de actuar por sí mismo, mientras que el esclavo irá perfeccionando sus capacidades para trabajar, lo que Hegel equipara con ser capaz de interactuar con la naturaleza. En otras palabras, con los objetos y las cosas que lo rodean. En dicho contexto, el amo dependerá cada vez más de su esclavo y será incapaz de vivir sin su presencia. En una palabra, los roles se invierten y será el esclavo quien pasará a ser el amo.
 
Esa metáfora nos hace pensar entonces si esto puede sucederle al ser humano con relación  a la tecnología.
 
Nosotros, los técnicos, tenemos la tendencia de engolosinarnos con los “juguetes” que nos entrega la tecnología concentrados en su funcionamiento, admirando sus posibilidades y entregándonos a ellos dejando de lado las consecuencias que su masificación trae a la sociedad. Ernst Jünger (1895-1995) dice en su libro  El trabajador Dominio y figura: “En especial resulta sorprendente que los técnicos no logren ni siquiera inscribir su propia definición dentro de una imagen que capte la vida en el conjunto de sus dimensiones”; y continúa anotando, “para poseer una relación verdadera y efectiva con la técnica es preciso ser algo más que un mero técnico”, definiendo a la técnica entonces como “el modo y manera como la figura del trabajador moviliza el mundo” (Jünger, 1993, 147-148). 
 
Por eso es conveniente analizar las características de orden político, psicológico, cultural y social  que la masificación de las tecnologías conlleva, algunas de las cuales impactan no sólo la soberanía de las personas, sino también la de los países.  Analicemos esta idea citando de nuevo a Jünger quien dice: “(…) lo decisivo no es quién dispone de la máquina eléctrica, o del automóvil, lo decisivo es quién dispone de los sistemas de presas y de autopistas” (Jünger, 1993, 267). Al traducir esto a un lenguaje más contemporáneo, podemos asimilar el término autopistas, al de la autopista de la información y poner en consideración la idea de que este poder tiende a crear una relación imperialista entre los dueños de las plataformas y sus súbditos, los usuarios, lo que se traduce en un comportamiento unívoco de las personas que son llevadas a comportarse de manera igual sin el uso de la fuerza. De esto resulta claro que hoy en día la humanidad corre el peligro inminente de estar ayudando a crear ese imperialismo. 
 
Las nuevas tecnologías para el 2022
El reporte CS 2022 del IEEE presenta un informe de las 23 nuevas tecnologías para el 2022, algunas de la cuales ya están en el mercado y que transformarán la sociedad, sobre todo porque afectan la vida humana en muchos aspectos, como trataremos de mostrar en este documento, mediante el análisis de las más significativas por lo complejo y extenso del tema. Serán analizadas en el contexto de los cambios que producirán y en algunos casos los peligros, no con el ánimo de desechar su uso, sino de hacer conscientes las transformaciones que irán afectando a la sociedad.
 
Computación en la nube, “La caja fuerte del vecino”
La computación en la nube es ya un hecho irreversible. Los datos de las empresas, de las personas y de los países están en servidores cuya localización física es irrelevante desde el punto de vista técnico, pues lo que se nos vende es poder tener acceso a los datos como el elemento fundamental. Este aspecto del lugar físico en donde están los datos es un argumento que esgrimen los vendedores de estas tecnologías, pero analicemos un poco, desde el punto de vista político y ciudadano, la importancia y la trascendencia de la localización.
 
En el grupo de Ciencias para la vida de Uniminuto (Uniminuto, 2015) hemos representado metafóricamente a la nube como una caja fuerte administrada por el vecino, en donde guardamos datos en lugar de dinero, aunque hoy en día esta relación entre datos y dinero es casi biunívoca, pues no se trata sólo de números en sí, sino de la información, cuyo contexto mueve dinero, opiniones, criterios, tendencias políticas, religiosas, culturales, ciudadanas y en general asuntos referentes a la vida.  
 
Pensemos por un momento el caso de la nube abierta y las aplicaciones más tradicionales como Facebook, Google, Youtube, Twitter, Gmail, Hotmail, Dropbox y muchas otras en las cuales se almacenan datos de importancia, tanto en lo personal, como en lo estatal y lo empresarial. Esas plataformas residen en otros países, regados además por muchos de ellos, toda vez que los servidores espejos están diseminados por todo el mundo. Las decisiones que tomen los dueños de esas plataformas incidirán en los usuarios creando una dependencia, que con frecuencia no es consciente. Basta observar lo sucedido hace más de un año a raíz de las leyes SOPA y PIPA de los Estados Unidos que pretendían  regular el acceso a Internet, a lo cual algunos de los grandes centros de datos y de aplicaciones propusieron cerrar por un día su acceso para demostrar su poder ante el mundo y así argumentar en contra de la idea de la regulación de Internet. 
 
A raíz de esa situación Wikipedia cerró su plataforma por un día en protesta a la ley SOPA como se puede constatar en Internet (Ciencia y Tecnología, 2015). Igualmente, Facebook, Twitter y Google propusieron hacer lo mismo (Hosbert Art, 2015). Estas amenazas evidenciaron la dependencia que tenemos de esos portales en donde seguramente muchos de nosotros tenemos nuestros datos cuyo corte al acceso nos puede crear situaciones traumáticas de trascendencia inimaginable.
 
Traslademos esta situación a la seguridad nacional y pensemos en un probable conflicto entre países en el que se use esto como un arma secreta representada en la capacidad de decidir sobre los permisos de acceso a la información, desde las naciones dueñas de las plataformas. Tal como lo expone Jünger, ellos serían los amos y bastaría con un cierre a todas estas aplicaciones para que una nación quedara muda, sorda y ciega.  Hoy en día, no podemos dejar de lado el hecho de que la guerra no sólo se lleva a cabo en tierra, mar y aire,  sino en el ciberespacio que entró a formar parte de estos territorios para lo que llamamos la ciberguerra (Acis, 2015).
 
Yendo más allá sobre estas prevenciones, Estado Unidos informó sobre la creación del súper centro de datos en Utah (el.tiempo.com, 2015) para leer todo mensaje o datos posibles que pasen por las plataformas de su territorio, como una manera para asegurar la seguridad nacional. Ese país está en la total libertad de hacerlo, pues ya están prevenidos de los riesgos que corren, como sucedió con el ataque a las torres gemelas que fueron destruidas por Alqaeda usando la estrategia de comunicaciones ocultas, la Esteganografía (Dávila, 2014a). Es decir, el uso de mensajes ocultos y peligrosos enviados por Internet dentro de gráficos en sus mensajes. Además, ya es muy conocida la historia de los crackers de Internet que han intervenido todo tipo de servidores. En el caso nuestro, y de otros países usuarios,  esto es algo que debe prevenirnos, puesto que también debemos pensar en nuestra propia seguridad nacional. 
 
MOOCs: cursos abiertos en línea
Aunque los MOOCs ya son ampliamente conocidos y se habla mucho de ellos como un servicio educativo gratuito en la web, aún falta por saber si realmente impactarán al sector educativo tradicional o si este sector asumirá esta manera de crear los cursos virtuales. Debe tenerse claro que para que un contenido educativo sea realmente un MOOC debe ajustarse a una serie de normas no tan fáciles de cumplir. Algunas de ellas son: alta calidad en todos los sentidos, claridad en cuanto a su origen y las motivaciones de sus autores, altos costos de desarrollo y el aseguramiento del aprendizaje por parte de los estudiantes  (Dávila, 2013a, 4). Esta nueva forma permitirá la democratización de la educación en muchos aspectos, pues cualquiera podrá acceder a los contenidos. Siendo la educación una manera de llevar las culturas de un sitio a otro e influir en las diferentes sociedades, queda aún el interrogante sobre el equilibrio intercultural. 
 
En un diplomado sobre cultura africana que tuvimos la fortuna de tomar estudiamos cómo la influencia de Occidente en el África ha venido destruyendo la propia cultura de ese continente, toda vez que la educación llevada por Europa enfatiza en su propia cultura,  dejando a un lado la africana. Estos casos de súper poderes de un país sobre otro es lo que cabe anotar en estos aspectos de la educación. Es por eso que esta estrategia de educación debe obligar a los países a crear sus propios contenidos, los cuales, sin dejar a un lado la internacionalización y la globalización, fortalezcan la propia cultura.
 
Ciencias para la vida
Esta es una actividad desarrollada en grupos de investigación para analizar las influencias de las nuevas tecnologías en la vida de los seres humanos. Nuestro grupo de Ciencias para la vida de Uniminuto (Uniminuto, 2015), está conformado por profesionales de diversas disciplinas. Entre ellos tenemos científicos, técnicos, filósofos, antropólogos, filólogos, pedagogos, abogados y psicólogos que desde sus saberes abordan la pregunta para tratar de encontrar respuestas o por lo menos plantear las problemáticas. 
 
La presencia de estos profesionales obedece a que las tecnologías actuales afectan a la sociedad y debe mirarse desde diversos puntos de vista, pero siempre centrados en el Ser por parte de los antropólogos; la Ética por los filósofos; el lenguaje, transformado por la inmediatez que exige Internet, por los filólogos; la educación virtual revisada por los pedagogos; las leyes por los abogados, como lo hemos mencionado con las leyes Sopa, Pipa y los derechos de autor; el acoso o bulling analizado por los psicólogos; las nuevas tecnologías en sí mismas analizadas por los profesionales de los sistemas y de la electrónica por la aparición de sensores conectados a Internet, la automatización y la robótica.
 
En el reporte  CS 2022 de IEEE, mencionado al comienzo de este artículo,  están contempladas las actividades de esos grupos de ciencias para la vida como responsables de estos análisis. Hay asuntos de uso cotidiano como el correo electrónico y la ubicuidad que, como otro ejemplo,  han transformado la extensión de las jornadas del trabajo y la influencia de los jefes con sus trabajadores.
 
Big Data, “La máquina para leer el pensamiento”
Un artículo de la revista Computer de IEEE (Michael, K. Y Miller, K., 2013, 22-24) titulado Big Data: New Opportunities and New Challenges nos llevó a mirar el Big Data como Una máquina para leer el pensamiento (Dávila, 2013b, 4). El planteamiento que presenta este artículo se centra en un concepto sobre lo que se podría llamar el ADN virtual de las personas representado por lo que de alguien se puede conocer en la web. Allí residen, en forma de información no estructurada, contenidos que podrían ser la base para conocer quién es una persona, su modo de pensar, sus tendencias políticas, religiosas, sus costumbres y sus  aficiones que pueden alimentar un software de reconocimiento de patrones que ayudaría a saber quiénes somos como personas. Pero hay algo más, toda vez que nuestra imagen física y la voz han sido captadas por muchas cámaras instaladas en la ciudad y en los sitios que frecuentamos y que nos han convertido en actores involuntarios,  leyendo hasta los gestos de nuestro rostro y cuerpo a través de aplicaciones, ya existentes, que según la  psicología de la gestalt, pueden lograr esos objetivos. La discusión técnica se centra en sí podremos almacenar tanta información en los algoritmos de recuperación, para hacer factible el  acceso, usando nuevas formas de minería de datos, técnicas denominadas  NO SQL, aplicables no sólo a los resultados de la inteligencia de negocios, sino también como una “máquina para leer el pensamiento”. La discusión ética estaría relacionada con la pérdida de la privacidad y los peligros de malas interpretaciones.
 
En el artículo mencionado de la IEEE hay un párrafo que parece más un texto de filosofía o de metafísica que de tecnología, pues se refiere a problemas de orden metafísico. Dice: "La analítica de Big Data mostrará aspectos de nuestra casa, nuestro trabajo y vida social que nos traerá preguntas ontológicas (sobre el ser) como ¿Quién es usted? Ese ¿Quién es? Podría ser transformado por usted para protección y seguridad o podría ser malinterpretado, o podría reflejar ese ¿Quién es?, inadecuadamente” (Michael, K. Y Miller, K., 2013, 23). 
 
Otro aspecto de la Big Data es la estadística instantánea debido a la actualización inmediata de las bases de datos que residen en la nube, de las cuales se podrían leer los datos en lapsos de nanosegundos. Es el caso de lo que hemos denominado Mundómetro como una traducción de Worldometer,  una aplicación en la nube que ha reunido a muchas empresas proveedoras de estadísticas de talla mundial, de manera instantánea permitiendo conocer información del mundo con diferencias de nanosegundos. De allí tomamos una muestra de datos (Dávila, 2014b) con cinco segundos de diferencia y constatamos que en ese pequeño lapso sucedió lo siguiente, solamente analizando unos pocos aspectos: 
 
“[...] la población mundial actual, que estaba en  72.637.92.334 de personas, se incrementó en 58 personas pues nacieron 99 personas y murieron 41 personas [...] se fabricaron 48 automóviles y se produjeron 99 bicicletas nuevas [...]  se publicaron 2 libros nuevos mientras que se sucedieron 935 entradas a blog [...] se enviaron 54.247.023 correos y 173.074 tweets [...] hubo 1.020.340 búsquedas en google y 25.541 emisiones de CO2 [...] se incrementaron en 4 las personas que pasaron a ser obesas y 8 murieron de hambre [...] faltan 14.311 días para que se acabe el petróleo [...] murieron 5 persona por cáncer y 1 por VIH mientras que se fumaron 3.917.999  cigarrillos [...] 3 personas murieron por fumar y 1 por alcohol [...] hubo 1 muerto por accidente de automóvil” (Dávila, 2014b,4).
 
Este tipo de aplicaciones perfectamente factibles de desarrollar hoy en día, teniendo en cuenta la instantaneidad de las aplicaciones y su ubicación en la nube, nos hace pensar en las variaciones de las tomas de decisiones que ya no se regirán por la estadísticas del año pasado, sino del segundo pasado transformando de alguna manera, aún no pensada, la transformación de la sociedad.
 
El Internet de las cosas: cracking al corazón
Según IEEE, en el 2020 habrá 100 billones de artefactos conectados a Internet (Hodges, S., 2013, 26). La electrónica libre, como un ejemplo, se compone de pequeños circuitos con IP capaces de detectar aspectos físicos del ambiente como temperaturas, movilidad, personas, objetos. Estos sensores se están instalando en las ciudades del mundo en diversas aplicaciones que aumentarán aún más el tráfico del ciberespacio y, por lo tanto, se  prende una alarma más sobre los aspectos de seguridad. Escuché a alguien manifestar en una conferencia, que en el pasado uno entraba al recinto de los computadores y ahora los computadores entran a nuestros cuerpos. Es el caso de un marcapasos, por ejemplo, que ya está en posibilidades de incluir un IP para control del paciente y hace que ese corazón pase a formar parte de los dispositivos que deben ser protegidos por un firewall. Nadie se imagina lo que pudiera suceder si se le hace un cracking al corazón de una persona. En el mundo del crimen político dejaría obsoletos a los francotiradores. 
 
Con estos dispositivos se incrementará la automatización de las infraestructuras, la mecatrónica surgirá como una de las principales carreras profesionales e igualmente se pondrá en riesgo la soberanía nacional, pues sus represas, las plantas petroleras y los equipos médicos son ya susceptibles de ataques informáticos. Al espacio de la guerra que tradicionalmente eran tierra, mar y aire se le sumará el ciberespacio como lo constatamos en la revista de Acis sobre Las Fuerzas Militares y las TIC, publicada en el mes marzo de 2014, edición en la que trabajamos con los principales centros de investigación y desarrollo de nuestras fuerzas militares (Acis, 2015).
 
Impresoras 3D
La impresión en 3D es una tecnología con un potencial enorme que nos permitirá producir objetos con diseños que en el pasado habrían sido prohibitivos, costosos o imposibles de fabricar. A medida que el hardware de impresión y el software de diseño mejoran, se espera que una amplia variedad de productos se fabrique en plantas especializadas, en servicios de impresión local  o en el hogar del consumidor. Puede reducir puestos de trabajo en la fabricación, montaje, transporte de carga  y la venta minorista. Se requerirán cambios en la educación para formar a una nueva generación de diseñadores, así como las leyes para manejar nuevos conceptos en materia de propiedad intelectual, la vigilancia y la certificación de la seguridad y la eficacia del producto.
 
Las noticias sobre el uso actual de estas impresoras son muy insistentes en los peligros como, por ejemplo, la fabricación de armas caseras con materiales que no son detectados por los sensores conocidos en la actualidad. Todos sabemos los problemas que existen hoy en día en los Estados Unidos por la permisibilidad del uso de las armas a lo cual se le suman estas nuevas tecnologías
 
Conclusiones
Quedó por fuera el análisis de otras tecnologías, pero ya habrá el espacio, tiempo y criterios fundamentados para hacerlo, los cuales están en el informe de IEEE, sustento de estas anotaciones. Algunas de estas tecnologías se refieren a la electrónica y a la fabricación de los computadores: 
“la computación cuántica (Quantum Computing) que afectará, de manera positiva, la velocidad de los procesadores y las capacidades de almacenamiento, además de traer cambios en  los paradigmas tradicionales del desarrollo de software. Otros asuntos, que son más del ámbito de la ingeniería electrónica, incrementarán los diseños de nuevas aplicaciones usando Nanotecnología (Device and Nanotechnology), los circuitos integrados 3D (3D Integrated Circuits) y la memoria universal (Universal.  Memory). Esta última  cambiará los diseños tradicionales de la DRAM o Dinamic Random Acces method, incrementando la capacidad de la memoria principal en los computadores. Los conceptos de multinúcleos (Multicore) permitirán tener, gracias a la posibilidad de la  programación paralela  y a la disminución de consumo energético, más poder en los computadores y la Fotónica (Photonics) dará paso a los supercomputadores cambiando la arquitectura de software y  transformando  a las telecomunicaciones. Parece que habrá obsolescencia de algunas tecnologías tradicionales” (Dávila, 2014c, 4)
 
Todo esto nos deja el mensaje de que las tecnologías no sólo deben mirarse desde el punto de vista de la técnica misma. No dejaremos de admirar los desarrollos o en el caso de algunos de nosotros que las desarrollamos, continuaremos trabajando en ello, pero debemos aumentar los esfuerzos para analizar su influencia en el ser humano, en las empresas, en el Estado, en la educación, en la cultura ciudadana. Debemos interesarnos en que nuestro aporte vaya en concordancia con el desarrollo del país y en abrir los ojos a la posibilidad de volvernos esclavos, en lugar de señores.
 
Referencias
[1} Acis (2015), Fuerzas militares y las TIC, Recuperado de: http://www.acis.org.co/revistasistemas/index.php/ediciones-revista-sistemas/edicion-130/item/154-cara-y-sello-sector-defensa-y-ti-sistemas-de-investigaci%C3%B3n
[2] Aristóteles (2000), Ética Nicomáquea - Política, España Madrid: Editorial Gredos S.A.
[3] Ciencia y Tecnología (2015), Wikipedia cierra su página en protesta por ley SOPA, Recuperado de: http://www.rpp.com.pe/2012-01-18-wikipedia-cierra-su-pagina-en-protesta-por-ley-sopa-noticia_441859.html
[4] Dávila, M. (2014a), Comunicaciones ocultas y peligrosas: Estaganografía, Computerworld Colombia. Agosto
[5] Dávila, M., 2014b, Mundómetro, Revista Computerworld Colombia, Noviembre
[6]  Dávila, M. (2014c), Tendencias hacia el 2022, Computerworld Colombia. Diciembre
[7] Dávila M. (2013a), MOOCS: entre ser una novedad o un estado del arte, Revista Computerworld Colombia  , Noviembre
[8] Dávila, M. (2013b), La máquina para leer el pensamiento, Revista Computerworld Colombia, Octubre 
[9] eltiempo.com (2015), Estados Unidos podrá espiar las comunicaciones en cualquier lugar, Recuperado de:  http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-11476423
[10] Hosber Art, (2015), Facebook, Twitter y Google cierran! (Ley SOPA), Recuperado de: http://hosberart.blogspot.com/2012/01/facebook-twitter-y-google-cierran.html
[11] Hodges, S. Y Taylor S., Villar N., Scott J., 2013, Prototyping Connected Devices for the Internet of Things, IEEE Computer, Febrero
[12] Jünger, E. (1993), El Trabajador Dominio y Figura, Traducción de Andrés Sanchez Pascual, Barcelona: TusQuets Editores
[13] Michael, K. Y Miller, K., 2013, Big Data: New Opportunities and New Challenges, IEEE Computer, Junio  
[14] Uniminuto (2015), Ciencias para la vida, Recuperado de:  https://www.youtube.com/watch?v=U4Q5xPO8h0w
 
Manuel Dávila Sguerra. Ingeniero de Sistemas, universidad de Los Andes;; maestría Cum Laude en Filosofía, universidad Javeriana; Uniminuto: decano Facultad de Ingeniería, creador Unidad de Educación Virtual; coordinador Académico ACIS; director Salones de Informática 2001 y 2004 Software Libre; columnista de Computerworld, eltiempo.com; autor de más de 160 artículos, de e-Genesis- El Generador de sistemas, 2 libros “GNU/Linux y el software libre” y “Software libre una visión”, textos en el diplomado virtual sobre Software libre desarrollado para Bogotá 2006; mención especial Premio Colombiano de Informática 2006; de los 25 IT Manager del año 2008, revista IT-Manager; conferencista en la presentación de la ley del Software Libre en el Congreso de la República de Colombia; exprofesor e investigador de Uniandes; miembro Fundador de: Asociación de industriales del software Indusoft, hoy Fedesoft; de la Asociación Colombiana de Ingenieros de sistemas –Acis-, gestor y expresidente de la red de Programas de Ingeniería de sistemas, REDIS. 
 
Leido 2049 veces Modificado por ultima vez Lunes, 13 Abril 2015 20:47

Ingrese su comentario

Por favor confirme que ingreso la informacion requerida. Codigo HTML no esta permitido

EDICIÓN 134

EDICIÓN EN CIRCULACIÓN (135)

Patrocinadores Edición 134

  

Patrocinadores Edición 136

  

 

 

 

Actividades Académicas

 

Sobre ACIS

La Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas es una organización sin ánimo de lucro que agrupa a más de 1500 profesionales en el área de sistemas. ACIS nació en 1975 agrupando entonces a un número pequeño de profesionales en sistemas. Más información